27 mar. 2017

QUE VER EN ESSAOUIRA (MARRUECOS)

A media altura de la costa Atlántica de Marruecos, la ciudad de Essaouira (la antigua Mogador de los portugueses, Esauira en español) se levanta junto a los escollos donde las olas golpean la roca y salpican de sal las viejas murallas. Essaouira (o Mogador) es una de las ciudades más marineras de Marruecos, volcada desde sus inicios al mar, y que ha sabido conservar en su medina casi intacta la esencia del pasado. Desde 2001 su centro histórico se encuentra dentro del listado del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
QUE VER EN ESSAOUIRA

QUE VER EN ESSAOUIRA

El núcleo habitado de Essaouira surgió en el pasado a partir del asentamiento de buscadores de conchas de Murex, el molusco que se utilizaba en la vieja Roma para teñir de púrpura las togas senatoriales. Frente a la ciudad se encuentra la Isla Mogador y un par más de islotes del archipiélago de las Islas Purpúreas, donde estos moluscos se daban con muchísima prodigalidad.

El castillo portugués y la ciudad francesa

Los portugueses llegaron con ganas de quedarse en 1506, pero les echaron al cabo de cuatro años. Dejaron construido un castillo que sufrió varias transformaciones. En el siglo XVII llegaron los franceses, que intentaron establecer un puesto de mercado y puertos de pesca, pero sin éxito. La ciudad era rica, y las potencias extranjeras quisieron establecerse en ella o conquistarla. Pero era también refugio de corsarios, especialmente durante el reinado del sultán Mulay Ismail (1672-1727).

En el siglo XVIII es cuando la ciudad de Mogador (Essaouira) crece más. Con el rey Mohammed ben Abdellah, se inicia una época de esplendor en Essaouira: hace venir un arquitecto francés (Théodor Cornut) para que diseñe los planos de la ciudad y la reconstruyen desde inicio. También intervinieron otros extranjeros, como el inglés renegado Ahmed El Inglizi, que construyó la Puerta del Puerto (Bab el-Marsa), portal fortificado de 1770. De la misma época son las murallas y la Sqala, una plataforma de artillería con vistas al puerto y a la entrada de la ciudad que servía como defensa junto a la gran torre cuadrada heredera del castillo portugués.


Sqala de Essaouira

Puerto pesquero

Durante el siglo XIX el puerto de Mogador fue el más importante de Marruecos para intercambio de mercancías con Europa, pero después la importancia se ha mantenido para la pesca: centenares de embarcaciones de madera, especializadas en la pesca de la sardina, esperan ansiosas a que salgan a navegar las olas del Atlántico en busca del pescado más abundante de la región. En tierra, en los numerosos restaurantes de la medina, hay que probar las sardinas: hechas a la brasa, acompañadas de aceitunas, están deliciosas.

El barrio judío (mellah)

En esa época vivían en la ciudad centenares de cristianos y judíos, en paz con la mayoría musulmana. En 1807, el sultán ordena la construcción de la mellah, un barrio judío donde vivirán artesanos, joyeros, curtidores,… La población judía de Mogador sobrepasó incluso la de los musulmanes. De esa época es la última sinagoga que queda en la medina, Slat Lkahal, un edificio medio en ruinas que varias asociaciones judías están intentando restaurar. Sin embargo, solo serviría como museo, porque ya no vive ningún judío en Essaouira desde que todos la abandonaron después de la Guerra de los Seis Días (1967) para irse a Israel.  

Árboles de Argán

En los montes próximos a Essaouira pueden verse grandes extensiones del árbol de Argan (Argania spinosa), una especie de hasta ocho metros de altura cuyos frutos sirven para producir el famoso aceite de Argán, utilizado en gastronomía y cosmética.
Varias cooperativas de mujeres gestionan la recolección y molienda de los frutos, y muestran al visitante sus artes y sus productos en unas cuantas empresas a lo largo de la carretera que une Marrakech y Essaouira. Es bueno parar en ellas, ya que aquí los productos de cosmética son producidos artesanalmente (con molinos de piedra) y se pueden encontrar a mejores precios que en los bazares de cualquiera de las dos ciudades. El argán y sus usos fueron declarados en 2014 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.
El proceso del aceite de Argán en Essaouira
Una curiosidad de los árboles de Argán es que los pastores locales de cabras los utilizan para controlar a sus animales. Las ayudan a subirse a las ramas y las dejan ahí para que vayan comiendo las hojas sin que se escapen. Ver a un árbol de Argán con una docena de cabras ramoneando entre sus ramas puede ser una experiencia surrealista, pero sin duda es un claro ejemplo de la agilidad de las cabras para subirse por todos los sitios.
Cabra sobre un Argán en Essaouira
Cabras sobre un Argán en Essaouira
El pastor y su cabra en Essaouira
Pastor de cabras en Essaouira

Artesanías en madera de Tulla

La mayoría de las artesanías en venta en las tiendas de recuerdos de la medina de Essaouira son objetos elaborados con los nudos de la base del tronco de la Tulla (Tetraclinex articulata), una especie de ciprés con una madera brillante y llena de puntos que la hacen muy decorativa para cajas de madera y figuras de animales (¡atención especialmente a los camellos!). Casi el 60% de los artesanos de Essaouira trabajan esta madera.  
Objetos en madera de tulla
Calle de Essaouira
Especies en Essaouira
Mezquita en Essaouira
Platos decorados

Festival de Gnauas

Como ciudad culturalmente muy dinámica, Essaouira organiza cada año el Festival de Música Gnaua, que atrae decenas de miles de turistas. Los Gnauas son descendientes de población negra que vino mayoritariamente como guardia imperial del sultán Moulay Ismaïl. Son grupos de músicos callejeros que viven de los espectáculos de danza, cantos y música que realizan en las plazas públicas. La Plaza de Jamaa El Fnaa en Marrakech es especialmente conocida por los grupos de Gnauas que actúan por unas monedas.
Grupo Gnaua

Sea por sus murallas bañadas por las olas, o por su gastronomía marinera, o por los paseos por la medina, o por las danzas de los Gnauas, Essaouira ofrece al visitante un sinfín de oportunidades para disfrutar de un Marruecos diferente.

Y tú, ¿aún no conoces Essaouira?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...