28 jul. 2015

Ólavsøka, la gran fiesta nacional de Feroe

A finales de julio, las Islas Feroe celebran cada año su Fiesta Nacional, la Ólavsøka. Los cerca de 50.000 habitantes de este pequeño archipiélago del Mar del Norte, entre Islandia, Noruega y Escocia, recuerdan con esta celebración su ascendencia vikinga. Celebran el «Velorio de Olaf» para rememorar la muerte del rey noruego San Olaf en la Batalla de Stiklestad. Olaf II Haraldsson fue el gobernante (cuando las islas Feroe pertenecían a Noruega) que influenció más en la cristianización del archipiélago.
Como principal fiesta anual de las islas, la Ólavsøka sirve también como dinamizadora cultural de una población con carácter muy diferenciado respecto a Dinamarca, de la que dependen administrativamente en la actualidad. Así, durante la fiesta es cuando los feroeses salen a la calle para enarbolar sus banderas Merkið (la bandera nacional) vestidos con los ricos y coloridos trajes típicos (que han variado muy poco desde el siglo XIX) y escuchan conciertos de música coral en feroés.
La fiesta empieza el día 28 julio con una gran procesión por las calles de Tórshavn, la capital, con bandas de música, equipos deportivos que competirán durante la fiesta y jinetes cabalgando los famosos caballos feroeses, descendientes de los que trajeron los primeros vikingos cuando llegaron a las islas en el siglo IX d.C. La comitiva finaliza delante del edificio del Parlamento (Tinghúsið) donde se inauguran las fiestas con un discurso del Primer Ministro y el Obispo de Feroe, la cabeza de la Iglesia Feroesa, la iglesia oficial más pequeña del mundo, de origen evangélica luterana.
Por la tarde del día 28 en el cercano muelle de Tórshavn se realiza la final de la competición nacional de barcos de remos. Hay barcas de 5, 6, 8 ó 10 remeros, para hombres y mujeres, niños o adultos, y todas compiten en sus categorías durante una distancia de mil metros delante de los rojos edificios del Tinganes, la península en el puerto de Tórshavn donde nació la ciudad. Las barcas de remo son una tradición que se remonta a la época vikinga y se mantiene muy activa en un pueblo principalmente dedicado a la pesca y a la ganadería de ovejas. Los ganadores de la competición reciben trofeos y medallas, y más de uno lo celebra lanzándose al agua fría del muelle.
La gran fiesta del día 29 de julio empieza con una misa en la Catedral de Tórshavn donde asisten las autoridades religiosas y políticas de las islas para recordar la muerte del rey Olaf y posteriormente la comitiva se reúne delante del Parlamento para iniciar el año político después de las vacaciones estivales. Es entonces cuando se puede escuchar el gran concierto coral que marca la jornada más importante de la fiesta.
Los habitantes de Tórshavn se pasean arriba y abajo por las calles llenas de banderas nacionales, con sus trajes típicos, encontrándose con parientes y amigos y disfrutando de la fiesta y del sinfín de actividades que se realizan en las cercanías: exposiciones de arte, música folclórica, carreras de caballos, conciertos junto al mar y venta de comida. Es la ocasión perfecta para probar comidas tradicionales como el skerpikjøt, una especie de jamón de oveja secado al viento, o el tvøst og spik, un plato que combina carne seca de ballena con su grasa.
Aquí y allá, grupos de bailarines practican algunos pasos de la danza tradicional: con los brazos entrecruzados y agarrándose de las manos formando un círculo, hombres y mujeres se mueven para un lado y luego para el otro a ritmo tranquilo y monótono entonando las famosas kvæði, las antiguas baladas feroesas. Son viejos poemas de origen medieval que relatan las aventuras de héroes de las sagas islandesas, ya que Islandia y Feroe estuvieron muy unidas durante la Edad Media y comparten aún hoy en día una lengua muy parecida derivada directamente de la lengua de los vikingos.
Como manifestación cultural, la fiesta de Ólavsøka es un recordatorio anual de la identidad singular de las Islas Feroe. A través de la música, los discursos, las banderas, los vestidos tradicionales y el deporte, cada año los feroeses recuerdan que son distintos a los daneses y cada año refuerzan más, juntos, su identidad nacional.
Quizá por eso el último gran acto público de la fiesta nacional, el último día de la Ólavsøka, es la gran danza que se realiza en la plaza delante del Parlamento: ya por la noche, a la luz de los fanales, miles de feroeses se unen en pequeños círculos, se agarran de las manos y, entonando las viejas baladas medievales, bailan al mismo ritmo hasta que la noche se acaba.


Este artículo apareció por primera vez publicado en el número de Febrero de 2015 de la revista BLEU & BLANC.

22 jul. 2015

Un safari por el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica

Este mes de julio se publica en la revista NAO TRAVEL mi último artículo, sobre un Safari fotográfico por el Parque Nacional Kruger, el mayor de Sudáfrica y uno de los más grandes del continente africano.
Aquí puedes leer el reportaje:

20 jul. 2015

Bañarse en Budapest

A ambas ribas del río Danubio, la ciudad de Budapest está considerada una de las capitales más bellas de Europa. Sus palacios imperiales, las grandes residencias modernistas, las orillas del Danubio y sus largos puentes, los tranvías amarillos que circulan por sus anchas calles adoquinadas,… la convierten en una ciudad fascinante para el visitante ávido de pasearse por la historia del centro de Europa.
Pero si por algo destaca Budapest es por la gran cantidad de baños termales que tiene. Con 123 fuentes naturales y pozos que salen de debajo la tierra entre 21 y 76ºC, desde 1934 Budapest es conocida como la capital mundial de las aguas medicinales.
Cada día más de setenta millones de litros de aguas termales llenan los trece baños públicos repartidos por la ciudad. Miles de ciudadanos los visitan a diario para relajarse, socializarse e incluso tratar algunas enfermedades como el reuma.
Los visitantes de la ciudad también pueden gozar de los baños, pero cada cual tiene sus propias normas que hay que cumplir.
Recomendamos aquí a dos de ellos:

Baños Rudas
Los Baños Rudas ocupan el mismo edificio desde el siglo XVI, y por lo tanto son originarios de la época en que los turcos dominaron Hungría. Aunque se cree que la afición por las aguas termales proviene de los romanos, sin duda la llegada de los turcos supuso un aumento en el uso de los mismos y la introducción de algunas particularidades, como los baños de vapor perfumados.
Por lo demás, las instalaciones para cambiarse son modernas y se abren con una pulsera con chip que se facilita al visitante. Hay que tener en cuenta que ciertos días de la semana son sólo para hombres, y otros (los martes) sólo para mujeres. En fin de semana la entrada es mixta.
Hay varias piscinas más o menos grandes según la temperatura del agua, a 28, 30, 33 y 42ºC, y se pueden ir combinando entre ellas o con la bañera fría, a sólo 16ºC.
Cuando se quiera disfrutar del relax absoluto (hay gente que hasta se baña leyendo un libro) lo mejor es entrar en la piscina central, de forma octagonal, rodeada de columnas que sustentan una cúpula con pequeñas aperturas tapadas con vidrios de colores: los rayos de luz penetran así en la penumbra de la sala bailando sobre las aguas calientes de la piscina y le dan al ambiente ese aire de exotismo oriental que convierten la experiencia en algo único.

Baños Szécheny
Los Baños Szécheny son la versión lujosa de los baños de Budapest. Por de pronto, su entorno es el de un palacio construido a propósito entre 1909 y 1913. Reformas posteriores lo fueron añadiendo alas y piscinas y hoy en día es el balneario más grande de Europa.
Sus 18 piscinas están construidas entre paredes de mármol, y su agua entre 18 y 38ºC aseguran que seguro que encontraremos la que tenga nuestra temperatura deseada. Incluso hay tres piscinas exteriores que permiten acceder al aire libre incluso en los crudos inviernos húngaros. Una de ellas tiene dimensiones olímpicas y no es raro ver a algún nadador entrenándose. Las otras son más pequeñas, pero tienen la altura adecuada para que los bañistas puedan quedarse de pie conversando unos con otros. Aquí en Budapest los baños cumplen la función de centros de recreo donde se encuentra uno con sus amigos o parientes. Incluso hay un par de mesas en el agua que sirven para montar una partida de ajedrez acuático…

Y es que aquí, en Budapest, los baños no son sólo para limpiarse. Aquí, en la capital de Europa de las aguas termales, como en las antiguas termas romanas, el agua es la excusa para encontrarse y conversar.

Si estás interesado en conocer un poco más sobre Hungría, quizá también te interese este otro post de mi blog: 

Si te gusta la radio quizá quieras escuchar este programa especial sobre Budapest que grabamos en el programa LA BUENA TARDE de RPA:

19 jul. 2015

A bordo del Allure of the Seas

Vale. Lo reconozco. Me gustan los barcos grandes. A lo mejor es porque me mareo con facilidad en cualquier cosa pequeña que flote. O quizá es por una extraña necesidad de ver el principio de Arquímedes aplicado a la máxima potencia. Pero el hecho es que desde una temprana fascinación por el Titanic, me atraen los barcos gigantescos, de esos que pesan toneladas y miden centenares de metros y aún así no se hunden.
Y de este tipo de barcos el que se lleva la palma es el Allure of the Seas, actualmente el mayor navío del mundo. No es extraño pues que, cuando fui invitado a subir a bordo por Nudoss para conocer su Red Social de Cruceros y bcnTB, aceptara la invitación sin dudarlo y me quedara toda la semana esperando con nervios la hora de embarcar. Y eso que la invitación sólo era para visitarlo antes de su partida en el recorrido por el mediterráneo que parte de Barcelona durante este verano. Pero aún así, la posibilidad de poder pasearse por los pasillos y salas del barco, recorrer sus cubiertas, comer en su restaurante y maravillarme de la técnica aplicada al mayor objeto flotante del mundo ya merecían la visita y justificaban el nerviosismo.
Y es que en el Allure of the Seas todo es a lo grande. Tiene una eslora de 361 metros, un calado de 9 metros, una manga de 47 y una altura total hasta la punta de sus chimeneas de 65 metros. De hecho, visto desde la Terminal C del puerto de Barcelona en realidad parece más bien un bloque de apartamentos a primera línea de costa que un crucero, y desde la cubierta 18 (la superior), sus vistas son de vértigo.
Las actividades a bordo son también acorde a la magnificencia del barco: un teatro para cientos de personas donde se programan obras de Broadway (era Chicago en el Caribe y es Mamma Mia! en el Mediterráneo), una pista de patinaje sobre hielo, dos rocódromos, dos piscinas de surf, una cancha de básquet, un minigolf, un par de tirolinas, seis mesas de ping-pong y un casino que dejaría a James Bond sin blanca y que los de Ocean’s Eleven desearían robar si no fuera porque no se podrían escapar tan fácilmente en el mar…
Hay 25 restaurantes distintos en el Allure of the Seas, desde los básicos self-service que entran en el precio del pasaje a los de más lujo con pago a parte que dan la sensación de encontrarse en el más fino de los barrios gastronómicos de París o Nueva York.
El Allure of the Seas fue construido en los astilleros de Turku (Finlandia) en noviembre de 2010 y su primer viaje inaugural fue en diciembre del mismo año. Desde entonces ha estado trabajando en el Caribe, aunque este verano por primera vez ha venido a navegar por el Mediterráneo.
Los 2.706 camarotes pueden acomodar a 6.400 pasajeros y se reparten en 7 vecindarios, y la mayoría de ellos son abiertos y dan al exterior o a los patios interiores del barco. Todos ellos tienen televisión, baño, y todas las necesidades que uno pueda tener, pero lo más probable es que no pasemos ahí más que las estrictas horas necesarias para dormir, ya que las atracciones en el barco son tantas que no vamos a tener suficiente tiempo para gozarlas todas. ¿Que uno quiere relajarse tranquilamente bajo el agua? Hay cuatro piscinas grandes y diez jacuzzis distribuidos por el barco. ¿Qué uno quiere tomar una copa? Pues desde un tranquilo tequila en el Boardwalk, o un Cosmopolitan en el Club de la Comedia pueden saciar la sed. ¿Que es más tarde y se quiere tomar con música? Hay un local con música de jazz que sirve cócteles a partir de media tarde…
Quien quiera disfrutar de compras duty free también tiene posibilidad de quemar sus tarjetas en las varias tiendas que bordean el Promenade, el recinto cerrado por el que entra el visitante, un largo pasillo central que parece salido de un centro comercial de lujo en el que vamos a encontrar incluso un Starbucks, el único en el océano…
La verdad es que he quedado fascinado por la visita al barco. Y lo mejor de todo es que no me he mareado, incluso después de haber disfrutado de la buena comida del restaurante brasileño de proa… Pero a lo mejor es porqué el barco todavía no había zarpado cuando desembarcamos de nuevo y había permanecido todo el tiempo bien sujeto al muelle. Deberé esperar a comprobar si en plena mar es igual de estable. Quizá pueda hacerlo pronto, para la próxima invitación…

Para conocer más:

18 jul. 2015

Robben Island, la prisión de Nelson Mandela

Si hay un lugar en el mundo que represente mejor la resistencia a la opresión, éste es, sin lugar a dudas, Robben Island, en Sudáfrica. Y más en concreto, la celda nº4 del bloque B, de la prisión de máxima seguridad donde Nelson Mandela (alias 466/64) pasó 18 años de los 27 que estuvo encarcelado.
Desde que Robben Island fue abierta al público en 1999, es una de las mayores atracciones de Ciudad del Cabo, y una visita obligada para entender la lucha contra el Apartheid y la importancia de Nelson Mandela en la creación de la nueva Sudáfrica.
Para llegar a la isla sólo se puede hacer en uno de los ferris que salen cada hora del Victoria & Albert Waterfront de Ciudad del Cabo y que están incluidos en el tour.
El nombre holandés de Robben Island hace referencia a las muchas focas que vivían en la isla. Fueron cazadas intensivamente y actualmente ya no hay colonias que críen en sus costas, pero durante el trayecto de cincuenta minutos en barco desde Ciudad del Cabo hasta la isla se pueden ver varias de ellas jugando en la superficie del agua al paso del ferry.
Desde el muelle de Murray’s Bay se entra caminando al recinto carcelario, cuya entrada es un ancho arco con la inscripción “We serve with pride / Ons dien met trots”: servimos con orgullo. Me recuerda algo al “Arbeit macht frei” de Auschwitz…
Uno de los primeros prisioneros políticos en ser encarcelado en Robben Island fue Autshumato, un cabecilla de la etnia san que hizo de intérprete para los holandeses de Ciudad del Cabo a partir de 1652. Como resultado de una escaramuza, Autshumato fue enviado a Robben Island en 1658, pero después de un año y medio de reclusión, pudo escapar en un bote de remos. En 1690, el prisionero Jan Rykman escaparía nadando, convirtiéndose en el primero en conseguir la hazaña.
La visita de Robben Island
Durante un tiempo Robben Island también albergó una leprosería y un centro de cuarentena animal, pero con el tiempo, la isla reforzaría su imagen como prisión y sitio de expulsión especialmente para los presos políticos del Apartheid a partir de 1961. Su aislamiento la hacía especialmente indicada para dificultar las visitas y a la vez impedir escapar.
Montamos en un bus para ir a visitar la isla: en el centro, con un color blanco resplandeciente bajo el sol, la cantera de piedra caliza donde los prisioneros eran forzados a cargar piedras de un lado para otro para desmoralizarles. En los momentos de descanso, cuando el sol arreciaba y cegaba la vista, se reunían dentro una pequeña cueva que aún existe. Ahí enseñaron a escribir a los analfabetos, y hablaban del futuro entre ellos. El sitio sería conocido como la Universidad de Robben Island.
Junto a la cantera, pasamos por delante de la casa de Robert Sobukwe, donde el disidente político pasó seis años de confinamiento solitario, sin poder hablar con nadie. Mandela y sus compañeros, al menos, podían hablar entre ellos mientras estaban
fuera de las celdas.
La prisión por dentro
Regresamos al bloque B para conocer la prisión por dentro. Desde fuera, el edificio se muestra como una fortaleza inexpugnable de la cual es imposible entrar o salir sin permiso: altos muros de hormigón rematados con alambre de púas y omnipresentes torres de vigilancia. Uno de los empleados se acerca a la gran puerta metálica exterior y da unos cuantos golpes ceremoniales con el picaporte. Se oye el eco retumbar en los pasillos interiores. Después de unos segundos, un hombre abre la puerta y nos sonríe. Será nuestro guía a través de las galerías, celdas, lavabos y comedor de la prisión: se llama Ntuza Talakumeni, aunque aquí se le conocía con un número, 58/86. Fue prisionero político por pertenecer a la guerrilla del ANC y haberse formado en Cuba y Angola. Tiene 62 años, una cara agrietada por el sol, le faltan unos cuantos dientes y aún camina con un cierto encorvamiento heredado de los trabajos forzados que realizó aquí. Hace ya quince años que vive y trabaja en Robben Island de una manera muy distinta: ahora es guía y tiene por vecinos a algunos de los viejos guardias que después del cierre de la cárcel quisieron quedarse también. “Ahora todos somos iguales” dice Ntuza, “ya les he perdonado. Vivimos juntos en la isla y hasta somos amigos”.
La celda de Mandela
Entramos en el largo corredor con celdas a lado y lado. La de Nelson Mandela está cerrada con la misma puerta de barrotes que durante tantos años le mantuvo dentro y los mismos objetos que encontró cuando llegó aquí por primera vez. Uno a uno los visitantes la miramos con una mezcla de aprensión y admiración: una celda espartana de 2,4 x 2,1 metros de superficie con cuatro mantas, un colchón, un orinal, un taburete, y una pequeña ventana con barrotes que da al patio amurallado en la que solo se podía ver un poco de cielo azul que contrasta con el gris de la piedra.
En el patio, a Mandela y sus compañeros les hacían romper las piedras a martillazos y sufrieron humillaciones constantes: debían llevar siempre pantalones cortos, su comida era escasa y mala y sus visitas y cartas se limitaban a una anualmente.
Antes de subir al autocar, le pregunto a Ntuza qué le llevó a querer quedarse para hacer de guía. Piensa un poco y responde serio: “Lo hago para demostrar al mundo que Sudáfrica ha cambiado”.
Sin duda, Robben Island fue en su día una de las caras más vergonzosas de la política del Apartheid y su racismo. Si al caer el régimen blanco Mandela pudo rehacer el país fue, en gran medida, por esas reuniones en la “Universidad” de la cantera. En su gobierno, Mandela se rodeó de unos cuantos de sus compañeros de prisión con los que habían planificado como debería ser su país perfecto, así que la misma Robben Island que les había privado de libertad también contribuyó a convertir Sudáfrica en un nuevo país: la Nación del Arcoíris.
La resiliencia de esos hombres a lo largo de tantos años de presidio forjaría la leyenda de los prisioneros de Robben Island y convertirían la prisión y la isla en el símbolo único del triunfo del espíritu humano sobre la adversidad, el sufrimiento y la injusticia.

Jordi Canal-Soler

Este artículo fue publicado inicialmente en el periódico AFROKAIROS, en el número de mayo de 2015.



Descobrint Jujol a Sant Joan Despí

Si Barcelona és la ciutat de Gaudí, amb un bon grapat d’obres arquitectòniques que li donaren prestigi i reconeixement que avui en dia atreu milers de turistes l’any, aleshores Sant Joan Despí, a pocs quilòmetres de la capital, és la ciutat de Jujol.
Josep Maria Jujol i Gibert nascut a Tarragona el 1879, en va ser l’arquitecte municipal i moltes cases d’aquesta població duen la seva empremta.
Jujol va ser alumne de gaudí i també va contribuir en algunes de les seves obres (especialment les decoracions acolorides de la sala hipòstila i els bancs del Parc Güell o els balcons de la Casa Milà), però de seguida va sorgir com a arquitecte amb entitat pròpia (que ha estat reconeguda per l’actor John Malkovich, amant de la seva obra i per una càtedra dedicada a Jujol a la Universitat de Tòquio).
A Sant Joan Despí destaquen dues grans obres de l’arquitecte, fàcilment visitables en transport públic amb el TRAM Baix.
Per una banda hi ha la Torre de la Creu (dita també Torre dels Ous),que Jujol va construir el 1913 per a la seva tia Josefa Romeu, vídua de Gibert. Volia una casa amb dues vivendes, i el seu nebot li va construir amb cilindres i formes arrodonides rematat amb un teulat de cúpules decorades amb trencadís. Un parell de miradors actuen com a torretes que sobresurten dels teulats de cases baixes del barri residencial d’aquesta part de la ciutat. Posteriorment els dos habitatges van ser units i actualment és ocupat per la Universitat de Barcelona, però encara es manté la decoració acolorida dels marcs de les portes i les parets i la gran reixa de ferro forjat que dóna al carrer.
L’altra gran obra d’art de Jujol a Sant Joan Despí es troba a la Plaça de Catalunya. Es tracta de CanNegre, una masia del 1680 pertanyent a la família Negre i que va ser reformada per l’arquitecte per a convertir-la en una residència elegant. Hi va afegir un pis superior però va mantenir la façana, a la que hi va fer una sèrie d’esgrafiats amb referències a la Mare de Déu i a les vinyes dels camps de les terres dels Negre.
És d’especial bellesa el balcó amb vidriera sobre la porta principal. L’edifici és actualment el Centre Jujol, un centre artístic que acull exposicions i classes d’art, però encara s’hi pot veure elements decoratius elaborats per Jujol, com l’escala de fusta molt decorada i les portes de les habitacions principals. 
És curiosa una d’elles, pintada amb unes lletres que la majoria de la gent entén com a Glòria i Elena (com si fos el nom de les filles que ocupessin l’habitació) i en canvi signifiquen “Gratia Plena”, en referència a la Verge reverenciada a la capella que hi ha just davant. Aquesta capella és una de les sales més decorades de tot l’edifici, i conserva encara els mecanismes originals per a poder obrir la finestra.
Jujol potser no té el reconeixement de Gaudí, però en algunes habilitats, com el dibuix i el domini del color, l’excel·lia plenament, i és a través d’obres singulars com aquestes que mica a mica va guanyant prestigi i posicionament com un dels grans arquitectes del modernisme.
Aquesta visita forma part del recorregut de descobriment de la Rutadel Tram.

10 jul. 2015

SUDAFRICA a la MOSTRA DE TURISME JUVENIL



Dins la Mostra de Turisme Juvenil de Barcelona, el proper dimarts 14 de juliol presentaré la xerrada amb fotos SUDÀFRICA, LA NACIÓ ARC IRIS, a la Biblioteca Vila de Gràcia.

Sudàfrica és coneguda com la Nació Arc Iris, amb onze llengües oficials i una gran diversitat ètnica. Al llarg d’un recorregut per les seves principals regions en coneixerem la història antiga i recent, descobrirem la riquesa de les seves tradicions i explorarem una de les zones d’Àfrica amb més diversitat de paisatges i d’animals, podent observar des de lleons i hipopòtams a foques i pingüins.


Durant el recorregut visitarem Soweto a Johannesburg, el Parc Nacional Kruger (un dels més grans del món), els Camps de batalla de Zululàndia, les escarpades muntanyes Drakensberg, els parcs nacionals d’Addo, Mountain Zebra i Hluhluwe-Imfolozi, les mines de diamants de Kimberley, els paisatges verds de la Garden Route i acabarem el viatge a Ciutat del Cap, on pujarem a la Table Mountain per a admirar les vistes i visitarem l’illa de Robben Island per a veure la cel•la on va estar empresonat Nelson Mandela. 

Cal inscripció prèvia al mail info@elpuntdegracia.org o al telèfon 93 368 10 05



  • Activitat gratuïta
  • On: Biblioteca Vila de Gràcia
    Dates: 14/jul
    Hores: 19:00 - 20:30 
  • Adreça: Torrent de l'Olla 104
    Localitat: Barcelona

7 jul. 2015

ALASKA I EL YUKON a la MOSTRA DE TURISME JUVENIL

Avui a les 18h al Punt d'Informació per a Joves de Nou Barris (Espai Jove Les Basses, c/Teide 20 de Barcelona) presento la xerrada amb fotografies TREKKING PER ALASKA I EL YUKON. EL CAMÍ DE L'OR. La xerrada s'inclou dins el cicle de la Mostra de Turisme Juvenil de Barcelona.

El 1896 tres miners van descobrir or al Klondike, a les remotes regions interiors del Territori del Yukon del Canadà. Quan a l’estiu següent els primers vaixells carregats d’or van arribar a Seattle i a San Francisco, més de 100.000 persones van deixar les seves famílies i les seves feines per a embarcar-se i marxar cap al nord, en el que ha estat coneguda com la gran Febre de l’Or del Klondike. De tota aquella gent que va marxar amb l’esperança del mineral groc, només unes 50.000 persones van arribar a Dawson, la ciutat a la vora del Yukon que va sorgir amb la Febre. D’aquestes, només 4.000 van aconseguir trobar or, i només 400 persones van aconseguir immenses fortunes.
En aquest viatge seguirem els passos d’aquells aventurers que ho van deixar tot enrere per a buscar l’or del Klondike. Sortirem de Juneau, la capital d’Alaska i navegarem entre els canals i els fiords del Sud-Est d’Alaska per a arribar fins a Skagway i Dyea, d’on sortia la ruta terrestre cap al Nord. Són ciutats frontereres, sorgides del no res i creades per a donar servei als miners. Coneixerem com es preparaven per a sobreviure a l’hivern glaçat del Yukon i com els malfactors i estafadors intentaven buidar-los les butxaques amb tota mena d’estratagemes ideades pel rei d’Skagway, Soapy Smith.


Des d’aquí iniciarem el trekking del Chilkoot Trail, anomenat el Museu Més Llarg del Món, perquè al llarg dels 53 km del recorregut els miners que entraven al Canadà anaven abandonant tot aquell material que se’ls havia fet malbé o que pesava massa per a transportar-ho amunt del Chilkoot Pass, una alta i llarga rampa de neu que la història del cinema ha immortalitzat en pel·lícules com “La Quimera de l’Or”, de Charles Chaplin.
Un cop dalt del pas, i ja al Canadà, els aventurers arribaven al Lake Bennett, on construïen una barca per a baixar per les aigües del riu Yukon i arribar, finalment, a Dawson.
Seguirem les passes d’aquests aventurers i d’homes com Jack London, l’escriptor, que va ser aquí durant la Febre de l’Or i que va escriure’n en llibres com “La Crida del Bosc” o “Ullal Blanc”.
I mentre dura el viatge coneixerem la fauna i la flora del país, amb els boscos espessos de les parts baixes, el prat alpí de les muntanyes i les amples extensions de pícees de l’interior del Canadà. Caminarem sempre amb precaució per a no trobar-nos amb els óssos sempre omnipresents, ens fixarem en els rius plens de salmons i veurem les àguiles de cap blanc al cel, els ants a les vores dels camins i els caribús a la llunyania de les planes de la tundra.

Un viatge que combina el present de la naturalesa més salvatge amb el passat d’un episodi històric reflectit encara en el paisatge excavat de les mines d’or del Klondike.

Activitat gratuïta, amb inscripció prèvia al PIJ Nou Barris.

Més informació a: www.bcn.cat/mostraturisme i www.facebook.com/turismejove

On: PIJ Nou Barris

Dia: dimarts, 7 de juliol

Hora: 18 h

VIAJE AL BLANCO a GAVA TV

GAVA TVA la Cloenda del Grup de Raquetes de Neu de la UME (Unió Muntanyenca Eramprunyà) hi vaig presentar el divendres passat el llibre VIAJE al BLANCO i la televisió local de GAVÀ se'n fa ressò al seu programa EL MARCADOR.


4 jul. 2015

ADITUM Concurs fotogràfic


De vegades hi ha projectes que entusiasmen especialment. I aquest n'és un.
He estat convidat a fer de jurat per a un concurs fotogràfic de recent creació. L'entitat que l'ha creat ja és referent no només comarcal sinó també nacional. El Grup Fotogràfic Manlleu acaba de presentar les bases del seu nou concurs fotogràfic ADITUM, amb quatre premis diferents:

1r Premi Homenatge a Hannu Hautala: 500 Euros.
1r Premi categoria de Natura: 500 Euros.
1r Premi categoria Ciutat de Manlleu: 250 Euros.
1r Premi categoria Tema Lliure: 500 Euros.

Com a homenatge especial d'aquest any es rendeix tribut al fotògraf de natura finlandès Hannu Hautala, referent europeu de la fotografia de natura i de l'obra del qual s'inaugurarà una exposició al Museu del Ter el dia de l'entrega de premis.
Us passo aquí la resta de la informació de les bases del concurs. Espero que hi participeu!

1. Tramesa Les obres s’hauran de presentar en format digital enviant‐les a l’adreça de correu electrònic aditum@aditum.cat juntament amb les dades de la fotografia i de l’autor (títol, nom de l’autor, telèfon i categoria a la qual opten). Cadascuna de les imatges presentades ha de tenir com a màxim 2000 píxels del costat més llarg i pesar menys de 2MB. Cada participant pot presentar un màxim de 3 fotografies per categoria.

2. Termini Els participants podran presentar les fotografies fins el dia 27 de setembre de 2015 a les 23:59 hores (CET).

3. Jurat El jurat estarà format pels fotògrafs de reconeguda trajectòria Jep Flaqué, Joan Vendrell i Jordi Canal-Soler que aportaràn un criteri professional i independent. La categoria Homenatge a Hannu Hautala estarà jutjada pel mateix autor homenatjat o per una persona del seu entorn.

4. Guanyadors Els guanyadors seran avisats oportunament abans del lliurament dels premis mitjançant una trucada telefònica i/o un correu electrònic.

5. Responsabilitat Aditum no farà ús de les fotografies presentades sota cap circumstància a excepció de l’exhibició de les imatges presentades sota l’estricta finalitat d’il·lustrar la notícia de la present o futures edicions del concurs així com de la publicació d’un catàleg amb les fotografies finalistes. Cap dret de reproducció de les imatges serà transferit a Aditum ni al Grup Fotogràfic Manlleu. Els autors assumeixen la responsabilitat de l’autoria i l’originalitat de les imatges enviades. Els autors es fan també responsables del contingut de les imatges enviades.

6. Lliurament L’entrega de premis se celebrarà el dia 7 de novembre de 2015 a la Sala d’Exposicions del Museu del Ter (Passeig del Ter número 2, 08560 Manlleu, Barcelona).

7. Altres L’organització es reserva el dret de resoldre els casos no previstos en aquestes bases. La participació en aquest concurs pressuposa l’acceptació d’aquestes bases i de la resolució inapel·lable del jurat.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...