10 mar. 2017

TETUÁN Y EL TIEMPO ENTRE COSTURAS (MARRUECOS)

Tetuán, La Paloma Blanca del Norte de Marruecos, destaca como ciudad andalusí cerca de Tánger y Ceuta. Ciudad alegre, bulliciosa y abierta, se ha hecho especialmente conocida en los últimos años por ser una de las localizaciones principales de la novela El tiempo entre costuras de María Dueñas y también de la serie del mismo título inspirada en el libro que rodó Antena 3.
Para los que no hayan leído la novela (o visto la serie), baste decir que El tiempo entre costuras narra la vida de una joven modista madrileña, Sira Quiroga, que antes de la guerra civil española monta un taller de alta costura en Tetuán, donde conocerá intrigas, amores, espías y peligros por el norte de Marruecos. El libro tuvo muy buena acogida entre el público y fue traducido a más de 25 idiomas. La serie, todavía popularizó más la obra y, por haber sido rodada en escenarios reales de Tánger y Tetuán, ha creado un turismo televisivo y literario de visitantes que buscan descubrir los lugares reales que pisó el personaje inventado de Sira Quiroga.
En Apunts de Viatge te descubrimos cuáles de estos sitios, y muchos más puedes ver en una visita a

TETUÁN, LA CIUDAD DE EL TIEMPO ENTRE COSTURAS


Tetuán

Tetuán fue la capital del Protectorado español de Marruecos de 1913 a 1956, por lo que entre sus calles todavía puede verse gran parte del legado de España durante este período.
Fue también Tetuán uno de los escenarios más conocidos de la Guerra de África entre España y Marruecos de 1859 y 1860, que culminó con el Tratado de Wad Ras firmado en la ciudad.
La ciudad de Tetuán puede dividirse a grandes trazos en dos partes: la vieja medina y el ensanche español moderno.

LA MEDINA DE TETUÁN

Ya había humanos en la región en hace más de 7.000 años, y la primera constancia que tenemos de un asentamiento en la ciudad es del siglo III a.C. cuando los fenicios ya habían construido algunos edificios. Luego llegaron los romanos, pero cuando realmente empezó a sobresalir Tetuán fue a partir de 1305, cuando el pueblo bereber fue fortificado por Abu Tábit, un benimerí, para contrarrestar la cercanía de los portugueses en Ceuta. Con la ciudad ya en marcha, empezaron a llegar los refugiados de el Al Ándalus en 1483, tanto musulmanes como judíos sefardíes expulsados de la Península, y con el dinamismo de Sidi Al-Mandari la ciudad floreció. Se establecieron en el corazón de la medina, en el barrio que los lugareños llaman bled (el pueblo). Aún quedan muchas fuentes, pasos, casas, mercados, mezquitas y baños de esa época en la medina vieja. Es por ello que la Medina de Tetuán ha sido declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Callejuela en Tetuán
En el zoco de Tetuán
Puerta de la ciudad de Tetuán
Puerta en Tetuán
Teteras en el zoco de Tetuán
Tienda de hilo en Tetuán


Tienda en el zoco de Tetuán
Una de las puertas de Tetuán
Vendedor de aceitunas en Tetuán
Vendedor de café El Mexicano en Tetuán
Vendedor de dátiles en Tetuán
Vendiendo pescado en el zoco de Tetuán
Vendiendo pollos en Tetuán

El barrio del mellah fue el barrio judío de Tetuán. Ya no queda ninguna sinagoga, y los judíos sefardíes ya hace tiempo que marcharon a Israel, pero aún quedan algunas de sus viejas casas y palacios, y en algunas de sus puertas todavía se ve el espacio que ocupaba, en el marco, la mezuzá judía que contenía el pergamino protector de la casa.  
Para visitar Tetuán adecuadamente hay que hacerlo en los mercados, los zocos, deambulando sin prisas por las paradas de pescado, de curtidos, de aceitunas y dátiles, de mandarinas (tangerinas), del pan y de los pasteles, de los souvenirs y los muebles,… Hay que dejarse conducir por el instinto entre el laberinto de calles y callejuelas, de cul-de-sacs y pasajes, de plazoletas y porticados que definen una de las mejores medinas de Marruecos.

EL ENSANCHE ESPAÑOL

Con la ciudad pacificada, a partir de 1917 se empieza a construir un ensanche donde poder instalar los edificios del gobierno del Protectorado: iglesias, Correos,… De esa época quedan muchos edificios, construidos según el estilo imperante en aquél entonces en Andalucía: el neomozárabe. Su principal diseñador fue Carlos Ovilo, arquitecto español nacido en Tánger. De esa época son la Iglesia de la Victoria (junto a la plaza de Mulay El Mehdi, el Edificio de Correos (hoy consulado español en Tetuán), el edificio de la compañía de seguros de La Unión y el Fénix, el Cine Español, el café Ocho Ríos, el Instituto Cervantes, todos ellos testimonios caducos del paso de los españoles…

EL PALACIO REAL

En medio del Ensanche y la Medina de Tetuán, aunque forma parte en realidad de la Medina, está el Palacio Real de Tetuán, una construcción moderna que edificó el rey Hassan II (el padre del actual rey) para poder venir a visitar la ciudad. El palacio lo construyó encima de lo que había sido la Alta Comisaría española y ensanchó la antigua Plaza del Feddán para construir el enorme espacio abierto delante de la puerta del palacio. 

Mezquita en Tetuán
Seguro que el seguidor de la serie de El tiempo entre costuras recordará muchos lugares que salían por televisión. O el lector quizá imaginará que la Sira de su novela podía vagar por esas mismas callejuelas por las que estará caminando. El viaje por la historia, aquí en Tetuán, está asegurado.  

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...