29 jun. 2017

QUE VER EN SOFIA, BULGARIA

La ciudad de Sofía, la capital de Bulgaria, es una de esas ciudades a las que todo el mundo suena porque alguna vez tuvo que aprenderse las capitales de Europa de memoria pero que casi nadie sabe exactamente qué hay en ella. Lo más búlgaro que nos suena, además del yogur, es Hristo Stoichkov, así que seguro que una visita a Sofía nos sorprenderá por todo lo que tiene esta ciudad casi desconocida.
Que ver en Sofia, Bulgaria

En esta entrada te explicamos

QUE VER EN SOFIA

Ruinas romanas de Sofía

Para conocer la parte más antigua de Sofía basta con ir al centro de la ciudad. Hace unos años cuando se expandió la estación de metro de Serdika se encontró lo que era un fragmento de la ciudad romana, con su calle, algunas casas e incluso unos baños públicos. En el andén de la estación se conservan en vitrinas algunos de los objetos que se encontraron, como si fuera un muse, y mientras los pasajeros esperan el siguiente tren se pueden distraer y aprender historia a la vez. En los pasillos y accesos a la estación también se encuentran algunas ruinas tapadas por cristales, pero donde realmente se puede apreciar el tamaño e importancia de las ruinas es afuera, en la calle, donde se ha dejado al descubierto parte de esta ciudad romana. La estación de metro toma el nombre de la población de Serdica, habitada por la tribu Serdi de los tracios. El rey Filipo de Macedonia y su hijo Alejandro Magno conquistaron la ciudad en el siglo IV a.C., pero no sería hasta el 29 a.C. que los romanos llegarían para quedarse. Renombraron la ciudad como Ulpia Serdica y ya entonces reconocieron su importancia dentro de la región. Es esta ciudad romana la que se puede ver al exterior. Se conservan unas ocho calles de entonces, perfectamente delineadas con bajos muros entre ellas ahí donde había las casas. Algunos tienen incluso suelos de mosaico. Se ve también una basílica cristiana, unas letrinas públicas e incluso las cañerías que llevaban agua para limpiarlas. La mayoría de las ruinas son del siglo IV a IV d.C., pero hay algunas cosas incluso más antiguas.
Ruinas de Ulpia Serdica, Sofia, Bulgaria

Iglesia de San Jorge

De esa época es el edificio más antiguo de Sofía que aún se mantiene en pie. Se trata de la Iglesia de San Jorge, una construcción de ladrillo rojo que se levanta sobre otras ruinas y está enclaustrada por el edificio de la presidencia. Parece ser que se construyó inicialmente como un templo pagano en 313 d.C. se convirtió en baptisterio para poder dar cabida a todas las conversiones derivadas del Edicto de Milán. Posteriormente con la conquista otomana se convirtió en una mezquita y se le construyó un almenar al lado, pero con la liberación y la llegada del siglo XIX se derrocó el minarete y se reconstruyó el interior a su forma original.
Hoy en día es la iglesia patrona de los soldados por la figura de San Jorge.
Alrededor se encuentran las ruinas de una gran villa que se cree que perteneció al emperador Constantino el Grande, quien llamó a Serdica “mi Roma”.
Iglesia de San Jorge, Sofia, Bulgaria

Presidencia de Bulgaria

La Iglesia de San Jorge se encuentra dentro del patio interior del edificio de la Presidencia, donde tiene el despacho el presidente de la República de Bulgaria. Es por ello que afuera un par de guardias con uniforme de gala guardan la puerta y en el interior se ven otros dos guardias que custodian la bandera. Cada hora se puede ver el cambio de guardia, bastante movido.
Guarda presidencial, Sofia, Bulgaria

Sede del Partido Comunista

Frente al edificio de la presidencia se encuentra la Sede del Partido Comunista, un edificio del clasicismo stalinista construido por los rusos en los años 50. Antes su alta espira estaba coronada por una gran estrella roja que fue retirada después de la caída del comunismo.
Sede del Partido Comunista, Sofia, Bulgaria

Estatua de Santa Sofía

En la plaza Nedelya, en el centro de Sofía se había erigido la estatua de Lenin en un alto pedestal justo enfrente del edificio del Partido Comunista. A raíz de la caída del comunismo se derrocó a Lenin y en el año 2000 fue sustituido por la estatua de Santa Sofía (Sveta Sofia), una mujer con los brazos abiertos que da la bienvenida a la ciudad. Tiene 8 metros de altura y llega hasta los 22 en una columna, pero la escultura tuvo un poco de revuelo debido a su erotismo y reminiscencias paganas. El escultor Georgi Chapkanov la ornamentó con una corona de oro y le puso unos laureles y un búho en los brazos, de manera que al público se le hizo poco “santa” y quedó, simplemente, como Sofia.  

Iglesia Sveta Petka

La pequeña iglesia de Santa Petka (Sveta Petka) se encuentra semienterrada en el acceso al metro de Serdika, cerca de las ruinas de la ciudad romana. Se construyó en el siglo XVI, bajo dominio otomano, que restringían mucho las dimensiones de las iglesias permitidas. Su interior es muy oscuro y se accede por la cripta, pero debido a sus dimensiones y a la leyenda que dice que en ella fue enterrado el héroe nacional búlgaro Vasil Levski merece la pena de visitar.
Iglesia Sveta Petka, Sofia, Bulgaria

Mezquita turca de Banya Bashii

Cuando los otomanos se hicieron con el país en 1382 Sofia, modificaron sus construcciones y convirtieron a la ciudad en la capital de la provincia de Rumelia. Construyeron fuentes y baños y decenas de mezquitas. En el siglo XVII había en la ciudad once grandes mezquitas y otras cien más pequeñas. La única que se conserva es la de Banya Bashi, junto a la estación de Serdika y aún en servicio. Se construyó en 1566 con técnicas avanzadas que le permitieron tener una cúpula de quince metros de diámetro. Su nombre, que significa muchos baños, tiene sentido por encontrarse frente a una de las fuentes termales de la ciudad
Mezquita Banya Bashii, Sofia, Bulgaria

Baños públicos y fuentes de Sofia

Los baños centrales de Sofia ocupan un edificio de principios del siglo XX que ahora tiene funciones administrativas pero que son un reflejo de la abundancia de aguas termales de la ciudad. A su lado, unas fuentes por donde todavía brota el agua sulfurosa y caliente son visitadas a diario y a todas horas por ciudadanos cargados con botellas vacías para llenarlas con el agua beneficiosa.
Baños públicos, Sofia, Bulgaria

Iglesia de Santa Sofia

Es la segunda iglesia más vieja de Sofia, del siglo VI, contemporánea de su homónima en Constantinopla, y a pesar de que durante la dominación otomana fue convertida en mezquita, actualmente se ha recuperado todo su esplendor pasado como iglesia original. La campana, eso sí, continúa estando colgada del árbol frente a la iglesia.    

Catedral Alexander Nevsky

Que la catedral de Sofía lleve el nombre de un santo ruso y que haya sido construida a finales del siglo XIX no tiene nada de extraño. Después de la expulsión de los otomanos y la recuperación del país como entidad independiente los búlgaros quisieron agradecer a los soldados rusos que ayudaron a la liberación construyendo esta gran iglesia catedral en su memoria y en honor de su santo patrón, Alexander Nevsky.
Se dice que en su interior caben 10.000 personas de pie.
Catedral Alexander Nevsky, Sofia, Bulgaria

Calle Vitosha Boulevard

La más comercial de todas sus calles, peatonal y llena de tiendas de primera línea, restaurantes y terrazas, Vitosha es la calle donde ir a pasear a cualquier hora del día. También es donde más abundan las tiendas de souvenirs, que tienen en su interior, y como producto estrella, todo tipo de variedad fabricado entorno a las rosas que se cultivan en Bulgaria: perfumes, imanes, cojines, aceites esenciales,…

Si no conocías antes Sofia, no lo dudes más y busca tu billete de avión para ir a conocer la capital de Bulgaria. Seguro que no te defraudará.
-----------------------------------------------------------------------
Muchas gracias a Cvetan Lazarov de Sofia Tourism Administration por su inestimable ayuda en destino.
-----------------------------------------------------------------------

Si te gusta la radio quizá quieras escuchar este programa especial sobre Sofiaque grabamos en el programa LA BUENA TARDE de RPA:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...