10 jun. 2017

TREKKING DE GHANDRUK, NEPAL

A las 5 de la mañana el pequeño pueblo de Ghandruk, en la provincia de Pokhara, en Nepal, todavía duerme. No hay nadie en las estrechas callejuelas adoquinadas. Acaso un par de gallinas y un burro escapado de su establo. En un silencio casi total bajo por una de las escaleras de piedra hacia la parte baja del pueblo, hasta el Centro de Visitantes  del Parque del Annapurna. Situado casi al borde del precipicio que se forma en un saliente de la empinada cuesta en la que está situado Ghandruk, en los jardines del Centro hay una pista de Helicóptero, desde donde se puede divisar una de las mejores vistas del Himalaya. 
Trekking de Ghandruk, Nepal

Para llegar aquí hay que recorrer el

TREKKING DE GHANDRUK

1ª Jornada del Trekking de Ghandruk: KANDE – TOLKA

Duración: 6 horas
Desnivel: ascenso 300 m / descenso 280 m
El trekking de Ghandruk puede empezar en varias poblaciones de la zona, dependiendo de donde nos deje el vehículo con el que lleguemos. En todo momento nos acompañarán un guía y porteadores locales. El trekking y el turismo asociado a él es una de las principales fuentes de ingresos para la región, por lo que el viajero responsable querrá colaborar con la economía local alquilando los servicios de ambos. Los porteadores suelen repartirse la carga de varios viajeros hasta un máximo (fijado por ley) de 30 kilos de carga por porteador.
Nuestro camino empieza a las 12:20h en la pequeña población de KANDE, junto a la carretera (1.770 metros de altura), donde el camino está bien indicado y pavimentado con piedras. Incluso el pendiente forzado que hay poco después de dejar el pueblo está construido con piedras, de manera que hay que subir centenares de escalones para poco a poco ir remontando hasta la cresta de la montaña detrás del poblado.
Camino a Tolka
Granja cerca de Tolka
Hacia Tolka
Pareja gurung
Trekking marcado de Ghandruk
Señora gurung con doble carga
Vamos pasando junto a pequeñas granjas de paredes de piedra y techo de lámina de metal con espléndidas vistas al valle. Estas casas son pequeñas granjas, con un corral adyacente al patio de piedra que suele haber frente a la casa y donde guardan cuatro o cinco cabras. En los techos, entre las piedras que sirven para mantener sujeta la chapa de metal, extienden la ropa húmeda para que se seque rápidamente cuando sale el sol.
En este primer tramo del recorrido se empieza a ver ya la gran diferencia respecto a lo que podíamos tener en mente sobre los trekkings en Nepal: en este trekking del Ghandruk el recorrido no pasa por entre rocas desnudas y glaciares peligrosos, sino que el camino de Ghandruk circula por entre bosques espesos y prados de vegetación selvática. Estamos a poca altitud y hay abundancia de agua, por lo que las plantas aquí son exuberantes, desde los bosques de bambú a los montones de helechos o las plantas epífitas que crecen sobre los árboles.
Árbol marcado en el trekking de Ghandruk
Media hora después de haber iniciado el camino este pasa por uno de los muchos restaurantes con vistas que hay a lo largo del sendero. El restaurante Pukor, a 1.900 metros de altura, es uno de los que goza de mejor paisaje.
A los 2.070 metros de altitud se levanta AUSTRALIAN CAMP, que en realidad son cuatro chozas mal dispersas entre las cuales hay algunos alojamientos para pasar la noche si fuera necesario.
Donde están los mayores hoteles i guest-houses es en POTHANA, un pequeño pueblo a 1.890 metros de altura desde el cual se pueden ver en un día despejado las puntas del Annapurna Sur y el Machapuchare. Pothana no es más que una conjunción de varios hoteles (la mayoría con jardín), restaurantes (con platos sencillos) y miradores donde contemplar las vistas. Aquí es el mejor sitio para comer y descansar, ya que se llega a las dos horas de haber partido de Kande y ya hay hambre. En el restaurante See You sirven un excelente Thali nepalí, un plato variado con arroz, gumbo, dal (sopa de lentejas), patatas y pollo en salsa que nos dará fuerzas para el resto del día.
Casa en el camino del trekking de Ghandruk
45 minutos después de Kande se llega a DEURALI, otro mirador con hoteles donde descansar, tomar un té o refresco y esconderse de la lluvia si se tiene la mala suerte de andar en un día encapotado. En este tramo del camino, especialmente cuando está lloviendo o ha acabado de llover recientemente, se dan mucho las sanguijuelas, animales totalmente inofensivos pero cuyo voracidad por la sangre hace que se hinchen rápidamente cuando consiguen engancharse a tus piernas para succionar. La forma de quitárselas fácilmente es con sal o tabaco molido.

La jornada termina unas seis horas después de haber salido de Kande, al llegar a TOLKA, un pequeño pueblo a 1.790 metros de altura a media pendiente de la montaña. Uno de los mejores lugares para pasar la noche es el Hotel Namaste.  Desde aquí se divisa perfectamente todo el fondo del valle del río Modi, al cual deebremos bajar a la jornada siguiente.

2ª Jornada del Trekking de Ghandruk: TOLKA – GHANDRUK

Duración: 4,5 horas
Altura: descenso 615 m / ascenso 685 m
Vale la pena salir temprano al siguiente día para evitar el bochorno del calor del mediodía. Deberemos bajar hasta el río, donde el frescor del agua apenas consigue disimular el calor enclaustrado del fondo del valle.
El pueblo de Tolka es un conjunto agradable de viejas casas de piedra con techos de pizarra. Cerca, los establos de techo de paja muestran allá donde pasan la noche algunas cabras que durante el día pacen tranquilamente en los campos vecinos o bueyes que trabajan en los campos tirando del arado.
El camino sigue por el flanco de la montaña manteniendo la altitud hasta llegar al pueblo de LANDRUK, a una hora y media de Tolka. Aquí hay una gran escuela, varios hoteles y restaurantes y unas cuantas casas dispuestas en varias terrazas a las que se llega por escaleras de piedra que van bajando poco a poco hacia el río.
Sonrisas de bienvenida en el trekking de Ghandruk
Aquí es donde tenemos que ir, por la zigzagueante escalera de piedra que baja hasta las aguas del río MODI KOHLA, el río que viene de los glaciares del Annapurna Sur. El punto más bajo del camino está a 1355 m, por lo que hemos bajado 455 hasta llegar junto a las aguas grises y frías del río. Lo cruza un puente colgante de metal, decorado con banderillas de plegarias (les llaman caballos de viento por la imagen del caballo que brinca y galopa con el mecer de la brisa). Se tardan unas dos horas en llegar de Tolka al río.
Al otro lado, junto a una granja que cultiva varias terrazas próximas, hay un par de tienditas de refrescos para descansar un poco de la bajada y empezar la subida empinada con más ánimos.
El camino es abrupto, marcado mayoritariamente con peldaños de piedra, por lo que da la sensación de estar subiendo una eterna escalera. Hay que parar a descansar a menudo, para contemplar las vistas o disfrutar de la vida aldeana: el arado de las pequeñas terrazas, la limpieza de los patios empedrados frente a las casas, o contemplar simplemente como la brisa mueve las hojas de los árboles que van dando sombra aquí y allá. Quizá tengamos la suerte de coincidir con algún local, cargado con una cesta de mimbre en la que dispone la carga para ir arriba y abajo del camino, o una fila de burros cargados también con material destino a Ghandruk.
Unas cuatro horas y media después de haber salido de Tolka se llega a GHANDRUK, a 2.040 metros), una de las poblaciones con mejores vistas de todo Nepal. La mayoría de las decenas de hoteles cuentan con balcones que dan directamente a la sierra de los Annapurnas que se encuentra delante del pueblo. En un día claro se pueden ver el Annapurna Sur (7.219 m), el Hiunchuli (6.441 m), el Gangapurna (7.455 m) y el Machapuchare (6.993 m). Este último, llamado cola de pez, es un pico sagrado y por lo tanto no se permite escalarlo, convirtiéndose en uno de los pocos picos altos del Himalaya que aún no ha sido conquistado.
Entrada a Ghandruk
Las casas del Ghandruk viejo se encuentran entre las más auténticas de la cultura Gurung (hay un par de museos Gurung en el pueblo) y vale la pena pasearse por sus callejuelas adoquinadas para descubrir algunos rincones con verdadero encanto o dirigirse al moderno templo budista al que se llega siguiendo la música de mantras que emana de su sala principal.
Mujer gurung con Annapurna
Antes de cenar se puede tomar una aperitivo típico de la región. El raksi es un licor producido con mijo y el sukuti un plato de carne de búfalo secada al sol y ahumada que se sirve en salsa. Por la noche, los porteadores, animados por el fácil terreno que queda ya solo para la jornada siguiente, se animarán (probablemente si se les sirve también un poco de raksi) a bailar el Resham Firiri, la canción popular más conocida del folklore nepalí. 

3ª Jornada del Trekking de Ghandruk: GHANDRUK a NAYAPUL

Duración: 5,5 horas
Desnivel: descenso 970 m
El día empieza a las cuatro y media, cuando hay que levantarse para ir a ver la salida del sol en el mecizo de los Annapurnas que hay frente a Ghandruk. Cualquier ganas de remolonear se terminan al ver desde la cama como en el cielo nocturno se perfilan las siluetas de las montañas. El paisaje es sublime y hay que verlo en su esplendor matutino, así que el sueño pasa rápido y uno se olvida fácilmente que ha dormido poco. Después de volver tranquilamente al hotel y desayunar empieza el descenso. Actualmente se está construyendo una carretera que facilitará el acceso a Ghandruk, pero de momento la única manera de llegar al pueblo es haciendo un último tramo de una hora de camino a pie. Los burros y mulas se encargan de facilitar el transporte de mercancías en este último segmento del camino, pero también es frecuente ver a porteadores haciendo el trabajo.
Poco a poco el camino va bajando de cota y aparecen animales más selváticos, como algunos langures griese de Nepal (Semnopithecus schistaceus) que habitan entre los árboles.
En KIMCHE, donde termina la carretera, han surgido unos cuantos restaurantes frente a la parada del bus de Pokhara. A partir de aquí, el camino peatonal de bajada hacia el fondo del valle alterna con el de los autobuses que lo recorren cada día para llevar a los campesinos a la capital regional. Aquí y allá hay varias granjas que aprovechan el paso de los caminantes (especialmente occidentales) para exponer algunos souvenirs en mesas fuera de las casas, como parches para coser en la mochila o libretas fabricadas con papel artesano hecho con las raíces de un arbusto local. El ambiente campesino se nota en el cuidado de los campos, con varias terrazas que son trabajadas por arados tirados por bueyes.
Dos horas después de dejar GHANDRUK llegamos a SYAULI BASAR, una de las grandes poblaciones del valle, donde hay una de las escuelas locales a las que asisten niños y niñas de los pueblos vecinos, algunos llegando después de haber recorrido una hora de camino con sus uniformes inmaculados.
Al cabo de una hora de llega al río Modi y a partir de aquí el camino se convierte en un agradable paseo en el frescor del valle enfriado por el agua.
En BIRETHANTI, donde el río es cruzado por un gran puente para vehículos se pueden encontrar varios lugares para comer y descansar y enlazar así el último tramo del camino hasta NAYAPUL, el final del trayecto y del trekking, al que se llega cinco horas y media después de haber salido de GHANDRUK.
Este trekking de Ghandruk, accesible a todas las edades y condiciones físicas es uno de los más sencillos de Nepal y la mejor de las introducciones al conocimiento de las montañas del Himalaya. Así, que, ¿qué esperas para lanzarte a la aventura del trekking de Ghandruk?


Agradecimientos a los que hicieron posible este viaje:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...