27 jun. 2016

LÍNEAS DE NAZCA EN PERÚ

Las líneas de Nazca, en Perú, aparecen desde el aire perfectamente destacadas en el llano terreno árido del desierto de la costa del país, pero desde el suelo apenas se distinguen como pequeños surcos poco profundos desalojados de piedras. Las famosas líneas de Nazca pueden parecer hechas para que alguien las viera desde el cielo, y por ello durante muchos años (o incluso actualmente) hay quien piensa que fueron excavadas con ayuda de extraterrestres. Nada más lejos de la realidad. Las líneas de Nazca fueron creadas por humanos y solo humanos, pero el misterio de por qué, cuándo y cómo sigue fascinando a los investigadores…
Lineas de NAZCA en PERÚ

¿Qué son las líneas de Nazca en Perú? 

Son en realidad geoglifos, dibujos creados en la tierra del desierto de Nazca, realizados por la cultura nazca que habitó la zona entre el siglo I y VII d.C.
No se sabe a ciencia cierta su significado, pero gracias a la climatología (desértica y casi sin viento) nos han llegado los trazados originales en muy buen estado, y actualmente todavía se distinguen un millar de rectas (algunas de casi un kilómetro de largo) y casi 300 figuras que se extienden a lo largo de un área de casi 800 km2.
Mapa de líneas Nazca
Surcos de las líneas de Nazca
El árbol de Nazca
Las Manos de Nazca

Los investigadores de Nazca

La cultura nazca ya se había extinguido cuando llegaron los conquistadores españoles, y fue uno de estos, el cronista Pedro Cieza de León, quien en 1547 dijo ver unas señales en algunas partes del desierto que circunda Nazca.
En el capítulo LXXV de su obra Parte primera de la Crónica del Perú escribe que:
Por todos estos valles [de Ica] y por los que se han pasado va de luengo el hermoso y gran camino de los incas, y por algunas partes de los arenales se ven señales para que atinen el camino que han de llevar. De estos valles de la Nasca van hasta llegar al de Hacarí…

De todas formas, no sería hasta 1568 que se empezaría a intentar dar un significado a los dibujos, cuando el corregidor local dijo que eran simples carreteras viejas.
En 1927 el arqueólogo peruano Toribio Mejía Xesspe, se interesó por ellas al verlas parcialmente mientras hacía una travesía por las montañas que circundan el altiplano de Jumana donde se encuentran, y posteriormente, en 1932, regresó con su mentor JulioCésar Tello, el considerado padre de la arqueología peruana, pero solo pensaron que eran simples caminos. Los siguientes investigadores, entre ellos Max Uhle y Paul Kosok (que determinó la edad de las líneas en el 550 d.C. según la técnica del Carbono 14), llegaron a pensar en que los dibujos y las líneas serían un inmenso calendario astronómico. La compañera de Paul Kosok, María Reiche, continuó trabajando en la investigación de las líneas de Nazca después de la muerte de éste en 1959, y hasta su muerte en 1998 dedicaría con tanto empeño su vida al estudio de Nazca que se la conocería como la Dama de la Pampa. En sus memorias escribió:
"¡Todo era por Nasca! Si cien vidas tuviera, las daría por Nasca. Y si mil sacrificios tuviera que hacer, los haría, si por Nasca fuera".

Museo María Reiche

Cerca de Nazca se encuentra la casa en la que vivió la arqueóloga María Reiche, ahora convertida en un museo que no solo rememora su vida sino que también sirve de centro de interpretación de las Líneas de Nazca que ella ayudó a entender.
Maria Reiche con el colibrí
En el jardín está enterrada la investigadora y su hermana Renata, que financió sus trabajos.
Casa Museo María Reiche
Furgoneta de María Reiche
Interior de la casa museo de María Reiche

Las figuras de Nazca

Los últimos estudios y teorías creen que las líneas serían identificadores de estrellas en el horizonte y las figuras serían elementos protectores. Hay algunas figuras creadas en las laderas de las montañas próximas, pero la erosión de estas y las piedras que poco a poco han ido rodando, han acabado difuminando las figuras y son difíciles de identificar. Las que se ven más claras son las que están en la pampa, y que representan varios elementos naturales: aves como colibríes, cóndores, garzas, grullas, pelícanos, gaviotas y loros, algunas de casi 260 metros de longitud, son las más claras. También hay otros animales, como un simpático mono, una araña, un caracol, una lagartija e incluso un perro y una ballena. Hay incluso una figura antropomórfica, con el brazo levantado y unos grandes ojos, conocida como el hombre-búho, que algunos pseudo-arqueólogos han querido identificar como uno de los extraterrestres que ayudaron en la creación de las líneas.
En realidad, la técnica para poder representar las figuras o trazar las líneas se basó en cuerdas para definir tramos rectos y cuadrículas en las que se representaba a gran escala dibujos trazados en pequeño.   

Cómo visitar Nazca

Seguro que estas figuras son lo más llamativo de todo el yacimiento, y la mejor manera es verlas desde el aire. Cada día decenas de pequeños aviones salen de Nazca para sobrevolar las figuras. Como hay que verlas bien, el piloto suele dar bandazos a lado y lado y traza círculos con frecuencia, por lo que un vuelo de observación de las líneas, aparte de ser caro es también un buen ticket para un mareo seguro.
Avión para sobrevolar nazca
Una opción más económica y fácil es subir a una torre de observación que se encuentra junto a la carretera Panamericana Sur, que atraviesa el campo de figuras. De hecho, la misma carretera parte por la mitad la figura del lagarto. La torre se encuentra enfrente de la figura del árbol, que se ve en toda su extensión.
Torre para observar las líneas de Nazca

Otra opción a tener muy en cuenta es subirse a uno de los promontorios que se elevan junto a la carretera y que, sin horarios fijos como la torre, permiten poder contemplar la puesta de sol sobre las líneas, sin duda una de las mejores formas de terminar el día y la visita a unas líneas cuyo significado aún sigue siendo uno de los grandes misterios de la humanidad.
Promontorio desde donde ver algunas de las figuras de Nazca
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...