29 mar. 2018

MUSCAT, CAPITAL DE OMÁN


A diferencia de los Emiratos Árabes vecinos, el Sultanato de Omán ha sabido mantener su pasado tradicional sin volcarse en una alocada urbanización. Su capital, Muscat, sigue siendo casi la misma pequeña ciudad portuaria que heredó de su padre en 1970 el Sultán Qaboos bin Said al Said.

Aquí te contamos

QUÉ VER EN MUSCAT, CAPITAL DE OMÁN

MUSCAT, CAPITAL DE OMÁN

Muscat, ciudad moderna pero contenida

El sultán modernizó tanto la ciudad como el país, pero sin las monumentales construcciones de otras partes de la península de Arabia. Así, Mascate sigue siendo una ciudad accesible a pie.
En la ciudad de Muscat se han encontrado restos humanos que indican una presencia en el lugar desde hace 8.000 años. Más tarde sería conquistada por el imperio Sasánida, en el siglo VII se islamizó y a partir del siglo IX fue gobernada por el primer Imán.
El poder económico de Muscat se ejerció sobre la región desde el siglo XVII, llegando hasta Zanzibar. Voy caminando por la corniche de Mutrah, el ancho paseo marítimo que recorre la costa y está lleno de tiendas y locales de comida. Entro en el restaurante Bait Al Luban para cenar al estilo de Omán: pido una arsiya, un plato de carne y arroz con salsa de dátil. De postre, halwa, el dulce típico de la región.
Fortaleza en Muscat, Omán

Zoco de Mutrah

El zoco de Mutrah es uno de los más antiguos del mundo árabe, una colección de callejuelas laberínticas en las que se vende de todo: especias, oro, plata, incienso, perfumes, jazmín, productos de plástico Made in China,… En un ir y venir constante de gente, es un sitio bullicioso pero a la vez ordenado, en el que se ven muchos de los productos que, desde la antigüedad, fueron importados en los grandes barcos dhows desde Persia, India y África.
Camino por los callejones iluminados y enseguida me llega el olor del incienso, que quema en espirales de humo frente a los comercios. Producido en la región de Dhofar, al sur del país, el incienso fue la principal mercancía que intercambiaron los omaníes en sus viajes por la costa de Arabia, África e India. Aquí también es el lugar para comprar (siempre regateando) dagas khanjar (de forma curvada y que forman parte de la bandera), dishdashas (el largo vestido de los hombres) y kuma (sombreros cilíndricos de tela brodada para dar frescor). 
Zoco de Mutrah
Puesto de kumas en el zoco de Mutrah
Tienda de objetos variados en el zoco de Mutrah

Puerto de Sultán Qaboos

El puerto frente a Muscat lleva el nombre del Sultán, y es uno de los puertos principales de Omán en una situación privilegiada del Golfo Pérsico. Alrededor del puerto hay un paseo marítimo muy agradable sobre todo al anochecer, cuando la brisa marina refresca el ambiente y el calor se evapora. Hasta aquí llegan barcos dhows turísticos, como los construídos en la cercana ciudad de Sur y que permiten navegar al estilo que lo hizo el legendario Sinbad el Marino, originario de Omán.
Mirando el puerto del Sultán Qaboos

Gran Mezquita del Sultán Qaboos

La principal mezquita de Omán, terminada en el año 2001, lleva el nombre del Sultán Qaboos, su impulsor. Es una de las mayores mezquitas del mundo y, sin duda, de las más bonitas. Está construida con piedra blanca (con 300.000 toneladas traídas de India) y su musalla (el principal salón de plegarias) tiene casi 75 x 75 metros con una cúpula central que se levanta hasta 50 metros de altura. Su minarete principal de 90 metros de altura, sus cuatro torres anexas y la cúpula principal son uno de los identificadores del paisaje de Muscat.
Lo más impresionante es la alfombra que cubre la sala de rezos: tiene 70x60 metros de superficie, pesa 21 toneladas y tiene 1.700 millones de nudos realizados a mano. Para iluminar toda la sala, el candelabro hecho por la empresa Faustig en Italia, tiene 14 metros de alto y es el mayor del mundo.
Mezquita Sultán Qaboos

Palacio de Al Alam

El Palacio de Al Alam (La Bandera) del Sultán Qaboos, en Muscat, es un edificio antiguo, de casi doscientos años, pero con una fachada de cuatro grandes columnas de oro y azul de gusto estético discutible. De todas maneras, a pesar de la decoración fastuosa, se le ve sencillo y humilde comparado con otros palacios de la península de Arabia. Es una de las seis residencias del sultán y, de lejos, es la más sorprendente. Solo se puede ver desde el exterior de una verja, o desde los miradores del mar desde los que se ven también los fuertes Mirani y Jalali, construidos en el siglo XVI por los portugueses.
Palacio de Al Alam en Muscat, Omán

Museo Bait Al Zubair

Ocupando un antiguo palacio particular, el museo Bait Al Zubair guarda una gran colección de objetos tradicionales omaníes, desde dishdashas de todas las regiones, varios khanjar con empuñadura de cuerno de rinoceronte, sellos, aperos, armas,… Una maravilla de museo que permite conocer perfectamente el estilo de vida en el omán de antes de la reforma del sultán Qaboos. 

El barco Sohar

En una de las rotondas de la carretera que resigue la costa en Muscat se encuentra un barco dhow de madera. No es un barco cualquiera. Fue construido en Omán en 1980 según las antiguas técnicas y lo capitaneó el explorador británico Tim Severin durante el largo viaje de ocho meses (entre 1980 y 1981) que les llevó a él y a su tripulación por el Mar de Arabia hasta la India, Sri Lanka, Calcuta y, a 9.600 kilómetros de Omán, hasta Cantón en China. El barco se llama Sohar y sirvió para poder seguir los pasos del navegante legendario (dicen que nacido en Omán) Simbad el Marino.  
Barco Sohar en Muscat, Omán
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...