12 nov. 2017

GALLECS, ESPACIO NATURAL CERCA DE BARCELONA

A solo 15 kilómetros de Barcelona, el Espai Rural Gallecs es un pequeño pulmón de oxígeno de un poco más de 730 hectáreas que conserva un área natural en medio de la zona más industrial del Vallès. Salvada de un plan de desarrollo urbano pensado en la época franquista, el espacio propiedad del Institut Català del Sòl es de interés natural no solo para los 6 municipios que lo integran, sino especialmente para toda la provincia de Barcelona.
Paisaje de Gallecs, Espacio Natural
Con un 75% de campos de cultivo y un 14% de bosques, es un área natural de alto valor ecológico en un área tan urbanizada.
No lo conocía. Así que me sorprendió cuando ayer fui a verlo con una treintena de personas con las que iba a trabajar codo con codo en un proyecto de Responsabilidad Social. Los valores agrícolas, medioambientales y de uso público del parque que se mantienen en el área de Gallecs encajan también con los mismos valores que promueve TARANNÀ, VIAJES CON SENTIDO, la empresa con la que realizamos el proyecto.
Cerca de 180 especies de aves, entre nidificantes y migrantes, se han observado en Gallecs, especialmente a causa de su variedad de espacios y las charcas que crean pequeños oasis acuáticos en un medio principalmente de secano.
La acción del día consistía en restaurar uno de los espacios más emblemáticos dentro del espacio, la balsa del Torrent dels Oms. Se trata de una charca artificial creada para facilitar la vida de los especies anfibias y pequeños y medianos mamíferos (como zorros y tejones) que necesitan el agua. Anteriormente el espacio era una pista de bicicrós en la que los muchachos de los pueblos vecinos venían a jugar con sus bicis BMX. Se plantaron pinos y se marcaron caminos específicos, pero el mal estado del terreno con fuerte pendiente pedía a gritos una intervención de restauración.
El equipo antes de empezar
Los elementos a restaurar eran los puntos de entrada del agua de lluvia, que había erosionado demasiado el terreno en 3 zonas; la valla perimetral que protege la balsa e impide el acceso a los rebaños de ovejas que a veces visitan el lugar y un talud inclinado que se quiere replantar con especies aromáticas.
Azadones en Gallecs
Para ello nos distribuimos en grupos de trabajo e iniciamos las operaciones, guiados por gente de la empresa NATURALEA y CONCEP-T, organizadores del evento. En solo tres horas conseguimos cavar zanjas, atar ramas para crear haces para la contención de agua, plantar especies aromáticas y cambiar la valla perimetral de la charca. El antes y el después eran obvios, y la satisfacción de todos los integrantes, adultos y niños, evidentes tras el trabajo bien hecho.
Talud antes
Talud durante
Talud después
Iniciativas como estas deberían ser más frecuentes en nuestra sociedad, puesto que no solo contribuyen al mejor conocimiento de otras personas gracias al trabajo en equipo, sino que permiten devolver a la naturaleza al estado en que debería estar: saludable y con una mayor biodiversidad.    
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...