24 nov. 2016

QUE VER EN CRACOVIA

Cracovia, la antigua capital de Polonia, tiene multitud de atracciones que la convierten en una de las ciudades más interesantes del norte de Europa. Para que no te pierdas nada de lo más interesante en tu próxima visita aquí te explicamos

QUÉ VER EN CRACOVIA


Qué ver en Cracovia

1) Colina de Wawel

Cracovia nació en el siglo VII en la actual colina de Wawel, que domina la ciudad. Una leyenda dice que fue fundada por el mítico guerrero Krak sobre la cueva donde vivía un dragón. La cueva (Smocza Jama) todavía es hoy una visita obligada dentro de los tours que se realizan por el casco histórico de la ciudad pero, como todas las leyendas, su fundamento es improbable.
Desde lo alto de la colina de Wawel se observa el río Vístula, con la gran extensión de la ciudad moderna a lado y lado del río, pero lo interesante de la colina no son las vistas sino los edificios que en ella se encuentran, en especial el Castillo Real y la Catedral.

El Castillo Real está compuesto por varios edificios, torres, anexos y protecciones, aunque el original empezó a construirlo Casimiro III el Grande en el siglo XIV. Desde entonces la colina en la que se asienta se ha visto modificada por todos los reyes y gobiernos que le han sucedido.  Durante siglos fue la residencia de los reyes de Polonia y actualmente a parte de ser un museo histórico lo es también artístico, cuya pieza más famosa es La Dama del Armiño de Leonardo Da Vinci.
Catedral de Wawel

La Catedral de Wawel es más antigua, ya que se encuentra además encima de otra construcción anterior. Cracovia se constituyó como obispado en el año 1000 aproximadamente, y poco después ya se había construido aquí una iglesia. La catedral actual, sin embargo, es del siglo XIV, de estilo gótico y llena completamente de capillas funerarias donde están enterrados varios reyes y obispos. Es muy curiosa la entrada, barroca, de la que cuelga un hueso de ballena encontrado en las proximidades.
Puerta de la Catedral de Wawel

2) Stare Miasto (Ciudad Medieval)

Cuando se decidió destruir las murallas de la ciudad vieja de Cracovia (Stare Miasto), se hizo convirtiendo el espacio que ocupaban las murallas en un espacio verde que envuelve a la ciudad vieja en un gran anillo. Esto permite hacerse muy buena idea de como eran las dimensiones de la ciudad medieval que creció al pie de la Colina de Wawel: es una ciudad pequeña, en la que se puede pasear tranquilamente y en la que encontraremos algunos elementos destacados.
El Centro Histórico de Cracovia está inscrito (junto a la colina de Wawel) en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.
Puerta de San Florián: para muchos es la entrada por la que acceden a la ciudad vieja de Cracovia. Formaba parte de la antigua muralla (desde el siglo XIV) (justo después de la barbacana) y tiene la figura de San Florián (patrón de los bomberos) en su cara interior. 
Puerta de San Florian en Cracovia
Plaza del Mercado (Rynek Glówny): es la plaza medieval más grande de Europa, con una extensión de 40.000 metros cuadrados. De hecho, es tan grande que en su interior se acomodan magníficamente el mercado Sukiennice (un edificio renacentista de 1555) que era el puesto de compra cubierto, la Torre del Ayuntamiento de Cracovia (del siglo XIII) y la Iglesia de San Adalberto (del siglo XI y muy pequeña). Alrededor de la plaza, las casas conservan el encanto de las construcciones medievales. Aquí también se encuentra la estatua en honor de Adam Mickiewicz, poeta y patriota polaco del siglo XIX.
Torre del antiguo ayuntamiento de Cracovia

Basílica de Santa María: con dos torres casi gemelas que se levantan delante de la Plaza del Mercado, la Basílica de Santa María, construida con ladrillos, es inconfundible. La completó Casimiro III el Grande en 1365. En su interior se conserva el magnífico Altar de la Dormición, un retablo de Veit Stoss, el más grande de Europa (de 12 metros de longitud por 11 de altura) tallado enteramente en madera entre 1477 y 1489 en un precioso estilo detallista.
Iglesia de Santa María en Cracovia
A cada hora hay que mirar en lo más alto de una de las torres de la Basílica para ver al trompetista del Hejnał mariacki. Desde hace setecientos años varios trompetistas se van turnando para marcar cada hora desde la torre. Tocan una corta melodía cuatro veces, una desde cada una de las ventanas que dan a los cuatro puntos cardinales. Se dice que el sonido de la trompeta era una señal para indicar que debían cerrarse las puertas. Durante una invasión tártara (ver el post sobre los Tártaros de Polonia) uno de los vigías tocó la trompeta para impedir el acceso a la ciudad de los enemigos, pero estos le lanzaron una flecha que se le clavó en el cuello antes de que pudiera terminar la melodía. Por ello cada vez que se toca la trompeta se termina abruptamente su canción.  
Universidad Jaguelónica: otro de los grandes atractivos de Cracovia es la Universidad Jaguelónica, una de las universidades más antiguas del mundo. Fundada en 1364 por Casimiro III el Grande. Aquí estudiaron Nicolás Copérnico, Juan Pablo II y el antropólogo BronisławMalinowski. Se puede visitar varias de las salas, el comedor, el salón y la Sala de Reuniones. En el dintel de una de las puertas que le da acceso se puede leer el motto de la Universidad: “Plus Ratio Quam Vis” (Razón antes que fuerza). La sala de instrumentos científicos es de las mejores del mundo, con instrumentos de todo tipo, algunos de ellos que pertenecieron a personas influyentes, como el sextante que perteneció a Napoleón Bonaparte.
Universidad Jaguelónica de Cracovia
Instrumentos científicos en la Universidad Jaguelónica
Primer mapa del mundo donde se menciona América
Sextante de Napoleón en el Museo de Instrumentos Científicos de la Universidad Jaguelónica de Cracovia

4) Kazimierz (barrio judío)

Al otro lado del río Vístula se encontraba la ciudad de Kazimierz, antes un municipio independiente pero ahora uno de los barrios de Cracovia. Aquí floreció una gran comunidad judía, cosa visible con las varias sinagogas que todavía existen. Durante la invasión nazi aquí se construyó el gueto de Cracovia y hay varios monumentos y placas que recuerdan ese trágico episodio de la historia de la ciudad.
Café en Kazimierz

 5) Fábrica de Oskar Schindler

El Museo de Cracovia ha utilizado parte de lo que queda de la fábrica de Oskar Schindler para instalar aquí su Museo de la Ocupación Nazi de Cracovia, en la que explica, con todos los pormenores, detalles de las atrocidades perpetradas por los nazis contra la población polaca y judía de la ciudad. También se muestra una sala con algunos objetos personales de Oskar Schindler, el industrial pro-nazi que sin embargo salvó a centenares de judíos de morir en los campos de concentración. Se puede ver su escritorio y un enorme mapa de Europa donde podía ir viendo el avance de las tropas durante la guerra. Totalmente recomendable. 

Cracovia es mucho más que esto, pero… dejaré que lo descubras. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...