14 jul. 2017

QUE VER EN BRATISLAVA, ESLOVAQUIA

A sólo 60 kilómetros de Viena, Bratislava parecería una ciudad más de Austria, pero es la capital de Eslovaquia y una ciudad con carácter propio. Comparte con la capital imperial su localización junto al río Danubio, pero Bratislava tiene un  feeling más medieval y provinciano.
Aquí te mostramos

QUE VER EN BRATISLAVA, ESLOVAQUIA

QUE VER EN BRATISLAVA, ESLOVAQUIA

Bratislava es una ciudad pequeña, justo en el borde occidental de Eslovaquia, a muy pocos kilómetros de la frontera con Austria, Hungría y República Checa. Quizá esa proximidad con tantos países le da el carácter internacional de sus calles, aunque conservan el típico aspecto centroeuropeo.

La ciudad Vieja de Bratislava

La vieja ciudad de Bratislava, de origen medieval, queda preservada alrededor de la plaza del Ayuntamiento, un conjunto de edificios del siglo XIV, especialmente su torre del 1370. En su interior se encuentra el museo más antiguo de la ciudad, el Museo de la Ciudad de Bratislava, de 1868, con exhibición de sala de torturas incluida. Se puede subir a la torre para poder obtener algunas vistas fabulosas de todo el centro de la ciudad.

Murallas de Bratislava y Puerta de San Miguel (Michalská brána)

De las antiguas murallas que rodeaban la ciudad vieja de Bratislava ya no queda nada. Solo queda una de las cuatro puertas que se abrían para dejar pasar carros y gente, la Puerta de San Miguel, bajo una impresionante torre con un reloj y rematada con una cúpula de cebolla resultado de las obras de reconstrucción realizadas en estilo barroco en 1758, a pesar de que la original data de 1300 y es por tanto el edificio más viejo de la ciudad que aún sigue en pie.
En su interior se exhibe la colección de armas del Museo de la Ciudad de Bratislava. La barbacana todavía se puede intuir, aunque fuertemente reconstruida con casas en vez de muralla.

Castillo de Bratislava (Pressburg Castle)

En lo alto de un pequeño monte de 85 metros de altura que domina la ciudad, el Castillo de Bratislava es visible desde casi cualquier rincón del casco antiguo. Se han encontrado restos de la Edad de Piedra entorno al castillo, evidenciando un uso muy lejano de este monte para vivir. El castillo en si es una edificación cuadrangular con cuatro torres, una en cada vértice del cuadrado, que le dan un aspecto macizo. Las torres datan del siglo XII, y en las paredes de las partes intermedias se ven añadidos de épocas posteriores (gótico, renacentista,…). Una entrada fortificada del siglo XVI da la bienvenida al recinto, que actúa como jardín de la ciudad.
Durante dos siglos a partir del siglo XV el castillo albergó las joyas de la corona de Hungría (cuando esta región pertenecía al país), pero ahora las joyas que se exhiben son las obras del Museo Nacional de Eslovaquia de sus salas. En las salas del primer piso se encuentran las dependencias del parlamento de Eslovaquia.
El castillo se quemó en 1811 y no fue hasta 1950 que fue reconstruido. 
En la parte posterior del castillo hay un jardín donde descansar entre flores y contemplar el castillo.  
Castillo de Bratislava, Eslovaquia
Jardín del Castillo de Bratislava, Eslovaquia

Palacio de Grassalkovich

La actual residencia del presidente de Eslovaquia es un fastuoso palacio que bordea la ciudad vieja de Bratislava. El Palacio de Grassalkovich fue construido en 1760 para el aristócrata húngaro Antal Grassalkovich, un gran amigo de la reina María Teresa. Amante de la música, el Conde Grassalkovich  recibía músicos de todo el imperio y algunos de ellos estrenaron sus obras aquí, como Joseph Haydn.
Palacio Grassalkovich, Bratislava, Eslovaquia

Catedral de San Martín de Bratislava

La Catedral de San Martín es la principal iglesia de Bratislava, construida en 1452 y de rito católico, de estilo gótico. Entre 1563 y 1830 fue la iglesia de coronación de los reyes de Hungría. Entre ellos María Teresa (en 1741), que gobernó sus dominios en Austria, Hunfría, Croacia, Bohemia, Transilvania, Mantua, Milan, Lodomeria y Galicia, Holanda austríaca y Parma desde el castillo de Bratislava.  
La sinagoga estaba junto a la catedral, pero fue demolida en los años 1970 para hacer sitio para la construcción del puente nuevo. 
La torre termina en una espira coronada por una réplica en oro de la Cruz de San Esteban (la Corona de Hungría), colocada allá en 1847. Pesa 150 kilos (8 de los cuales son de oro). 
Catedral de San Martín vista desde el Castillo de Bratislava, Eslovaquia

Iglesia de Santa Isabel (la Iglesia Azul)

La visión de la iglesia de Santa Isabel, con sus sinuosas formas y la pintura azul pastel bordeada de blanco puede producir tanto placer como disgusto, dependiendo de los gustos personales de cada cual.
Fue construida en 1913 por Ödön Lechner. Se la llama cariñosamente la Iglesia Azul, y está construida en el estilo arquitectónico húngaro secesionista, que es como se conoció en Eslovaquia el modernismo. Combina estucados con cerámicas, todas de azul claro. Al lado hay una escuela y una vicaría construídos en el mismo estilo.

Restaurante OVNI en el Puente

En medio del puente que atraviesa el Danubio frente a la ciudad vieja de Bratislava, el Puente del Levantamiento Nacional Eslovaco, una alta torre se culmina con una especie de platillo volante que en realidad es un restaurante con magníficas vistas tanto al río como a la ciudad. Se accede por ascensores que se abren al carril peatonal y para bicicletas al lado de los carriles centrales para automóviles.
El puente tiene 430 metros de largo y fue terminado en 1972. El ovni se levanta a 85 metros por encima del río. La carretera que se construyó para pasar por el puente destruyó la mayor parte del barrio judío de la ciudad, que se situaba bajo el castillo.
 

Teatro Nacional Eslovaco

Situado en la plaza Hviezdoslav, el edificio antiguo del Teatro Nacional Eslovaco se construyó entre 1885 y 1886 según los planos de los arquitectos Fellner & Helmer de Viena, especialistas con casi cuarenta teatros en diez otros países. Inicialmente representó obras húngaras, y solo a partir de 1920 pasó a llamarse Teatro Nacional Eslovaco. Justo enfrente se encuentra la fuente de Ganimedes. Frente al teatro también se encuentra una estatua del poeta nacionalista eslovaco Pavol Országh Hviezdoslav, héroe literario del país que marcó un antes y un después en el resurgimiento cultural de Eslovaquia.

Farmacia Salvator

La Farmacia Salvator es un edificio en estilo neo renacentista construido en 1904 para el farmacéutico Rudolf Adler, donde trasladó mobiliario del siglo XVIII de una antigua farmacia. Ésta cerró en 1996, pero los muebles aún siguen ahí y forman parte de una colección privada.
El nombre de Salvator viene de la estatua de Jesús que se encuentra en la fachada. 

Cumil, el operario de las cloacas de Bratislava

Desde 1997, una de las típicas fotografías que los turistas hacen en Bratislava es la de una escultura de bronce situada a nivel del suelo. Es de Cumil, el operario de las cloacas, que desde el borde de una entrada a ellas mira pasar a los transeúntes. En eslovaco significa “El que mira”, y se dice que o bien representa a un obrero de la época comunista poco preocupado por su trabajo o bien un voyeur a quien le gusta mirar por debajo de las faldas de las mujeres. Sea como sea, es la estatua más fotografiada de la ciudad y su ubicación, entre las calles Laurinská y Panská, siempre está llena de gente. 

Restaurante Flag Ship

El plato nacional eslovaco, una sopa de ajo que sirven en un pan entero a modo de olla, se llama Cesnaková Polievka y puede probarse en casi todos los restaurantes de Bratislava, pero entre ellos el más interesante seguramente sea el Flag Ship, con su gran salón y decenas de platos en su carta de menú.
Sopa de ajo en olla de pan, Bratislava, Eslovaquia
Cerveza eslovaca


Si no has visitado nunca Bratislava seguro que esta pequeña ciudad capital te va a encantar. ¿Lo pruebas? 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...