16 feb. 2017

QUE VER EN TANGER (MARRUECOS)

Desde las murallas de lo alto de la Kasbah de Tánger en Marruecos puede verse la pequeña bahía, de un azulado intenso, que empieza bajo la medina. Desde aquí, al otro lado del Estrecho de Gibraltar, se adivina bajo las nubes la silueta de Tarifa y la costa de España. Tánger está en Marruecos, pero casi tan cerca de la Península Ibérica que casi parece poder tocarse. Tan cerca y tan lejos. Un servicio de ferry rápido tarda menos de dos horas en cruzar los ocho kilómetros del estrecho, pero a pesar de ser una corta distancia, nos transportará a un mundo de maravillas exóticas donde empieza un continente: Tánger es, en realidad, la Puerta de África en Marruecos.

QUÉ VER EN TÁNGER

La ciudad de Tánger puede dividirse en dos grandes zonas: la ciudad vieja (la medina) con sus murallas y su fortaleza (Kasbah) en lo alto; y la ciudad moderna, extra muros, con sus calles anchas de nombre francés.
QUE VER EN TANGER

Tumbas fenicias de Tánger

En lo alto de la medina, junto al mirador El Hafa, fuera de las murallas en un acantilado rocoso frente al mar, se encuentra una docena de tumbas fenicias excavadas en la piedra. Son pequeñas y rectangulares, se llenan de agua con las lluvias y de basura con el viento, pero son el testimonio más antiguo de la población de Tánger por los fenicios, que fundaron la ciudad en el 1.450 a.C. atraídos por su magnífico puerto.

Plaza del Pequeño Zoco de Tánger
En la parte baja de la medina se encuentra la Plaza del Pequeño Zoco, donde se aúnan algunos viejos hoteles y cafés. Es el centro neurálgico de la medina, activo tanto de día como de noche. Esta fue en realidad la plaza del foro romano que se establecieron aquí nombrando Tangis a la ciudad al menos ya en el año 40 a.C. Después sería conquistada por los vándalos, y en el 710 d.C. llegaron los árabes con Musa ibn Nusayr. Desde Tánger, los árabes pondrían los ojos sobre Hispania y empezarían su invasión.

Las murallas de Tánger

En el año 1471 los portugueses, interesados en establecer un puerto en África, conquistaron la ciudad y le hicieron unas cuantas reformas, entre ellas la construcción del muro del puerto y la reconstrucción de las murallas. En 1661, cuando la infanta Catalina de Braganza se casó con el rey Carlos II de Inglaterra, Tánger pasó como dote a los ingleses, que la perdieron poco después, ene 1684, ante el sultán Ismaíl de Marruecos.

Legación americana

Pasarían cien años antes de que las potencias extranjeras se interesaran de nuevo por Tánger, pero a partir de 1786, al convertirse en capital diplomática del reino de Marruecos, varios gobiernos extranjeros instalan aquí sus consulados y embajadas.
Entre ellos, los Estados Unidos de América, recién independizados del Reino Unido, instalan la Legación Americana (American Legation), la primera edificación comprada por el gobierno de los Estados Unidos fuera de su territorio. Cuando en 1956 Rabat se convirtió en la capital diplomática del país el edificio fue abandonado, pero con el tiempo recuperado y ahora guarda en su interior el Tangier American Institute for Moroccan Studies y un museo dedicado a las pinturas de Marguerite McBey y toda un área reservada a objetos personales y primeras ediciones de Paul Bowles, el escritor americano que decidió afincarse en Tánger, donde escribió su obra maestra “El cielo protector”, llevada al cine en 1990 por Bernardo Bertolucci.  
  

Una ciudad cosmopolita

Con la llegada de las potencias extranjeras, Tánger se convierte a finales del siglo XIX en un centro para la diplomacia europea.
Es de esa época el Hotel Continental, uno de los más grandes y lujosos, con magníficas vistas de la bahía. Mantiene todavía el aire nostálgico de esa época, y a pesar de haber sido renovado, todavía sus paredes emanan una atmosfera vieja pero multicultural.

En 1925 Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y la URSS firman la Conferencia de Algeciras en la que se crea la Zona Internacional de Tánger. Entonces la ciudad se convierte en un foco vital de personajes variopintos: espías, mercaderes, contrabandistas.
De 1940 a 1945, España desalojó a las potencias extranjeras de Tánger, por lo que bastantes calles y edificios, e incluso carteles de negocios todavía mantienen los nombres en español. Otros edificios son anteriores a esta época pero todavía mantienen el nombre en castellano, como el caso del Cine Alcázar, creado como teatro en 1913 pero convertido en un activo cine pocos años después con más de 700 asientos. Ahora ha caído en el olvido, esperando que las paredes acaben derrumbándose… 
También es de esa época el Gran Teatro Cervantes, igual de destartalado.  
Algunos edificios de esa época fueron construidos para los marroquíes. En la periferia de la ciudad, yendo hacia Cabo Espartel se encuentran varias mansiones. Una de ellas es el palacio de la Mendoubia, la residencia del Mendoub, el representante del sultán en la ciudad. Es un edificio blanco y lujoso de 1929 que compró el millonario Malcolm Forbes en 1970.

Mausoleo de Ibn Battuta

Otros monumentos son mucho más pequeños pero cargados de historia. Cerca de la Kasbah, en lo alto de la Medina, después de recorrer estrechas y tortuosas callejuelas se llega al Mausoleo de Ibn Battuta, un monumento en honor del viajero nacido en Tánger en 1304 y muerto en 1377 después de haber viajado por África , Arabia, India, Sri Lanka y China durante 20 años.

 Kasbah de Tánger

A pocos metros del mausoleo de Ibn Battuta se encuentra la Kasbah, la fortaleza amurallada donde vivía el sultán. Su palacio, Dar el Makhzen, del siglo XVII, es ahora un museo de artes marroquíes y antigüedades con un jardín fresco muy agradable.

Pasear por las callejuelas de la medina, explayarse con las vistas desde la Kasbah, soñar despierto con las llamadas a la oración desde los minaretes, visitar el puerto de pescadores, contemplar el mar tranquilo desde la ancha playa son algunas de las otras actividades que convierten a Tánger en un gran destino y una de las mejores introducciones a un país, Marruecos, y a un continente, África, que esperan con los brazos abiertos al visitante. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...