27 may. 2017

QUE VER EN KATMANDU

Hay capitales en el mundo cuyo nombre destilan puro exotismo.  Kuala Lumpur es una de ellas. Antananarivo, otra.  Pero para mí una de las capitales del mundo más exóticas es Katmandú, cuya sola evocación me traslada siempre al país de las montañas, Nepal.
Pero cuando uno la visita, se da cuenta de que Katmandú es una ciudad próxima, nada distante, en la que los monumentos importantes están muy próximos unos de otros y donde la gente es amable y atenta con el turista (debe de ser a causa de que los primeros occidentales en interesarse por la ciudad en forma masiva fueron los hippies de los años 60).
En este post te contamos algunas de las cosas que hay que ver en la capital de Nepal.
Qué ver en Katmandú

QUE VER EN KATMANDÚ

La ciudad de Katmandú se encuentra en medio del Valle de Katmandú, un ancho llano en medio de las montañas del Himalaya que históricamente ha sido un cruce de caminos para varias rutas de Asia. En el Valle surgieron hasta tres grandes ciudades (Katmandú, Patan y Bhaktapur) cuyos extensos barrios han acabado uniéndose casi sin solución de continuidad.
El Valle de Katmandú cuenta con hasta siete monumentos (o conjuntos monumentales) inscritos en la lista del Patrimonio Mundial de laUNESCO, por lo que su visita no nos va a dejar indiferentes.
Desde el terremoto de abril de 2015 que sumió Nepal en el caos, el país se ha recuperado perfectamente. Las infraestructuras se han reconstruido y la mayor parte de los monumentos de la capital y otras ciudades importantes que habían quedado afectadas se han restaurado totalmente.

ARTE NEWARI

En cada una de las ciudades los reyes locales y los grandes comerciantes enriquecidos fueron construyendo templos, palacios y mansiones con un estilo muy peculiar (el arte newari), con profusión de madera ricamente tallada y muros de ladrillos rojos. Incluso algunas tiendas, ya sean de verduras o thangkas tibetanas, tienen los frontales y las ventanas de madera de cedro tallada con profusión de detalles, con personajes míticos o animales legendarios.
Decoración Newari en Katmandú
Detalle de artesanía Newari en Katmandú
Ventanas de estilo Newar en Katmandú
Artesano pintor de thangkas

SWAYAMBHUNATH, LA STUPA EN LA MONTAÑA DE LOS MONOS
Aunque alejado del centro de Katmandú, el templo budista de Swayambhunath y su famosa stupa son uno de los puntos más visitados de la ciudad. Situada en lo alto de una pequeña colina que domina la capital, la stupa de Swayambhunath refulge como una montaña nevada en el cielo. Dice la leyenda que cuando el valle de Katmandú estuvo inundado por un enorme lago un monje empezó a desecarlo y lo primero que emergió de las aguas que bajaban de nivel fue esta colina, donde mandó construir el templo. Sin embargo, fue el rey Manadeva quien lo ordenó construir a partir del año 460 d.C.
Cada año la stupa de encala de nuevo para dotarla de su recubrimiento níveo, pero cada día también un monje arroja agua con azafrán para dibujar en ella pequeños lóbulos que recuerdan los pétalos de la flor de loto que emergió en la tierra cuando el monje secó el lago. Un largo trecho de escaleras llega hasta la cima de la montaña, y durante la ascensión se puede ir contemplando los animales esculpidos y las vistas de la ciudad a nuestros pies.  
Cúspide de la stupa de Swayambhunath
Stupa de Swayambhunath
Stupas al pie de Swayambhunath
Los lugareños llaman cariñosamente al monte como La Montaña de los Monos, por la gran cantidad de macacos rhesus que la habitan y que entretienen tanto a visitantes como peregrinos con sus piruetas y travesuras.
Molinillos de oración de Swayambhunath
Monje en Swayambhunath
Moviendo rodillos de oración en Swayambhunath
Velas en templo de Katmandú

PLAZA DE DURBAR EN HANUMAN DHOKA

El centro histórico de la ciudad de Katmandú es un conjunto de templos, palacios, stupas y plazas. Es un sitio para pasear con calma, para pararse delante de los monumentos, concentrarse con el atareado quehacer de la vida diaria del bullicioso centro, observar las ceremonias religiosas o entrar en los tranquilos patios de los palacios para respirar el aire histórico de unas construcciones centenarias.
Palacio Real de Katmandú
Junto a la entrada del Palacio Real de Katmandú se encuentra una estatua del dios simio Hanuman, del cual toma el nombre la puerta y la plaza en general. La estatua está tapada por una tela dorada, dicen que para evitar que el dios pueda ver las esculturas eróticas esculpidas en la madera de todo el palacio. En el palacio se pueden ver varias de las construcciones realizadas por las distintas generaciones de las dos dinastías reinantes (Malla y Shah, desde el siglo XV) que dejaron su impronta.
Entre santones en Katmandú
Escultura de mono en templo de Katmandú
Estatua en Plaza Durbar de Katmandú
Pagoda en templo de Katmandú
Santón en Katmandú
Señoras en Katmandú
Sol y polvo en Katmandú
Templo hinduista en Katmandú
Templo y cables en Katmandú
Los efectos devastadores de terremoto de 2015 todavía son visibles en algunas grietas por arreglar, un techo a medio caer y el piso de una torre que todavía falta reconstruir, pero a parte de esto la visita merece toda la pena, aunque sea solo para ver cómo quedó el Land Rover del rey cuando sufrió un atentado en los años sesenta.


KUMARI, LA DIOSA VIVIENTE

Cerca del Palacio Real se encuentra Kumari Ghar, la casa de la Kumari Real, una niña virginal que representa la encarnación de Taleju, una forma de la diosa Devi hindú. La Kumari es escogida entre las niñas de la casta Shakya y Bajracharya por sus características (hay una lista de treinta puntos que debe cumplir) y ejerce la función de Kumari hasta la pubertad. Entonces es reemplazada por la siguiente Kumari escogida.
La Kumari es venerada tanto por hinduistas como budistas de Nepal, y a pesar de que otras ciudades o pueblos tienen su versión de Kumari, ninguna es tan reverenciada como la de Katmandú.
Títere de Kumari en Katmandú
La Kumari Real de Katmandú

KAL BHAIRAV

Uno de los monumentos más conocidos de Katmandú es Kal Bhairav, una enorme pared de la que sale una imagen terrorífica del dios Bhairava, una manifestación salvaje y destructora de Shiva. Los devotos le ofrecen flores e incienso para asegurarse un buen camino.
Gal Bhairav en Katmandú

PLAZA DE BASANTAPUR DABALI

La plaza más grande de Katmandú, Basantapur Dabali, está rodeada por un lado por los muros del palacio, pero por los otros tres lados hay tiendas, restaurantes y casas. Algunos de los restaurantes cuentan con áticos con terraza desde los cuales contemplar la plaza y los edifcios anexos del Palacio. Desde aquí se puede ver con todo detalle el artesonado y el detalle de la madera del techo de palacio, y desde la tranquilidad de las alturas, se puede degustar una cerveza fría, marca Everest, por supuesto, para poder estar más cerca del pico de la montaña más alta del mundo.
Cerveza Everest en Katmandú, con la plaza Basantapur Dabali al fondo

BARRIO DE THAMEL
Los viajeros que quieran acercarse a pie a la montaña, o apuntarse a un trekking de aventura por el Himalaya, harán bien de proveerse del material necesario en Thamel, el barrio más comercial de Katmandú donde tanto se venden souvenirs como excursiones o, especialmente, material técnico de montaña. Las prendas suelen ser copias asiáticas de grandes marcas como The North Face, Millet, Mammut, etc., pero son de calidad y sin duda serán imprescindibles para aguantar el rigor de la climatología de la montaña.
Bicicleta en Katmandú
Bicicleta y niño en Katmandú
Calle de Katmandú
Souvenirs en Katmandú

Agradecimientos a los que hicieron posible este viaje:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...