8 may. 2017

VIAJAR A NEPAL, AHORA

Marcho. Vuelvo a partir. Y esta vez más lejos. Vuelo hacia Nepal, un país que para mí guarda aún los misterios de las profundas gargantas excavadas por los ríos y las cimas aún no pisadas por el ser humano; un país poblado por tribus y pueblos todavía poco conocidos por el mundo occidental y, si acaso hacemos caso de las leyendas, por el mismo Yeti. 
Y viajo atraído por las viñetas de los cómics de Tintin que me inocularan de pequeño las ansias de viajar, de ver otros sitios y de contactar con otras gentes y otras realidades. Pero viajo sobre todo con un fin: desvelar la duda y reprender el error.
Y es que ahora, es el mejor momento para viajar a Nepal. No solo para gozar de uno de los países más acogedores de Asia, sino, sobre todo, para ayudar a los nepalíes. 
Nepal sufrió en abril de 2015 un terremoto de grado 8,1 en la escala de Richter, el peor sufrido en la zona desde 1934. El sismo destrozó monumentos históricos, como la plaza Basantapur Durbar de Katmandú o la torre Dharahara, pero sobre todo afectó miles de hogares y mató a más de 7000 personas.
Pasados dos años, el país se ha recuperado ya, la mayoría de los monumentos han sido reconstruídos y la mayor parte de las infraestructuras se han recuperado, gracias en gran parte a las ayudas económicas recibidas de todo el mundo y a las que también contribuyó, de alguna manera, Tintin. 
Pero todavía falta algo para recuperar: el turismo de Nepal.
El miedo entró en la mente de los turistas cuando el terremoto sacudió el país, para no irse fácilmente. Se mandó ayuda para la reconstrucción, pero a la hora de decidir destino en el Himalaya, se prefería el Tíbet o India antes que Nepal para evitar encontrarse con hoteles sin corriente o stupas con andamios...
Dos años después del terremoto, la gente sigue sin pensar en Nepal como destino turístico. Solo los amantes del trekking más acérrimos se atreven a pisar Katmandú para dirigirse hacia las montañas.
Pero dos años es demasiado tiempo. Es hora de Nepal. A eso voy a redescubrirlo. Y a difundirlo.
Volaré hacia Katmandú como lo hiciera Tintin en los cómics, pisaré Katmandú buscando el chile más fuerte como el capitán Haddock, me iré a caminar por las montañas de Pokhara con un trekking y me adentraré por las selvas de Chitwan...  Lo hago en buena compañía, con Viatges Independents & Trekkings y Turkish Airlines. Estaré bien protegido. Me llevo una gorra y un tubular de WindXtreme. Modelo Nepal, claro.
Es tiempo de Nepal.   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...