21 abr. 2017

QUE VER EN DJERBA (TUNEZ)

Playas de ensueño de arena fina bañadas de un agua transparente, hoteles con todas las facilidades, excursiones de interés cultural e histórico en los alrededores y un sol constante. Parece que estemos hablando del Caribe, Maldivas o  Mauricio, pero hay algo distinto en estas playas: en la arena mojada por el mar se pueden ver unas pisadas redondas que parecen platos. Si levantamos un poco más la vista podremos ver a su dueño, un dromedario,  y al dueño de éste, un bereber, que se nos acerca para proponernos una excursión a lomos del camello. Estamos en el Norte de África, y estas playas de ensueño se encuentran en la Isla de Djerba de TÚNEZ, a poco más de dos horas de vuelo de España.
QUE VER EN DJERBA TUNEZ
Djerba es distinta. Diferente a otras islas del mediterráneo e incluso al resto del país. La isla de Djerba es pequeña (apenas 514 kilómetros cuadrados distribuidos en una isla aproximadamente redonda de 15 por 20 kilómetros) pero sin embargo es la isla más grande del norte de África y un mundo aparte y casi legendario, con playas que parecen del paraíso.
Playa en Djerba
Paseando por la playa en Djerba
Aquí te explicamos...

QUE VER EN DJERBA (TUNEZ)

Algunos autores sitúan a Djerba como la Isla de los Lotófagos en la que Ulises y sus compañeros naufragan durante la Odisea de Homero. Lo que sí que es cierto es que ya los fenicios en el siglo IV a.C. habían recalado en sus playas estableciendo puertos comerciales, y se tiene constancia de un texto antiguo de esa época que describe el viaje de Escílax de Carianda y menciona por primera vez a Djerba, ya en esa época como una isla que:
Produce mucho aceite, que se obtiene de los olivos silvestres; la isla también produce muchos frutos, trigo, cebada, y la isla es fértil.

Esa fertilidad aún se aprecia hoy en los grandes campos de olivos y palmeras plantadas en el interior y en las aguas costeras donde abunda la pesca y que atrajeron también a las primeras potencias interesadas que construyeron los monumentos que aún hoy se aprecian.
Bienvenue à Djerba

Calzada romana de Djerba

Los romanos enlazaron la isla con el continente a través de una larga calzada de unos seis kilómetros de largo que aún es utilizada no solo para los vehículos sino también por un par de tuberías por las que se suministra agua a la isla. A pesar de los casi 4.000 pozos que hay en toda la isla, el agua es escasa y hay que complementarla con agua traída de tierra firme. En la carretera y en los puentes bajo los cuales pasan los centenares de pequeñas barcas de pesca de madera, normalmente se ponen algunos pescadores con sus cañas.
Calzada de los romanos
Pozo en Djerba

Mezquitas

Los árabes invadieron Djerba en 665 d.C. dirigidos por Ruwaifa ibn Thabit Al Ansari, un compañero del profeta Mahoma. Ahí se establecieron e introdujeron el Islam, aunque en Djerba se practica según la escuela ibadí (una de las primeras disociaciones del islam). Es el credo principal de Omán, pero también de la isla de Djerba, a diferencia del resto de Túnez, de mayoría sunita.
Esta diferencia religiosa se nota principalmente en la arquitectura de las mezquitas de Djerba (hay más de 300, de las cuales en funcionamiento son más o menos la mitad), ya que están construidas según la estética ibadí: sencillas, sin florituras, austeras y con los minaretes siempre de acceso por el interior de la sala de oración.  
Algunas incluso son semisubterráneas, con la mayor parte bajo tierra, y la mayoría tenían grandes paredes para poder servir como puntos defensivos del territorio.
Mezquita en Djerba

Castillo de Borj el Kebir (Borj Ghazi Mustapha)

De 1134 a 1160 los normandos de Sicilia consiguieron arrebatar la isla a los árabes, pero no duraron mucho. No sería hasta 1284 en que Djerba volvería a manos cristianas, esta vez bajo las tropas del almirante italiano criado en la corte de los reyes de Aragón en Barcelona, Roger de Llúria. Llúria construyó un castillo aún visible (el Castelló, llamado Borj el Kebir o también Borj Ghazi Mustapha), que después sería ampliado por Ramon Muntaner (nombrado gobernador en 1311). Después de muchas revueltas, los aragoneses tuvieron que abandonar el castillo en 1335 y desde entonces se sucedieron españoles, turcos y piratas como Barbarroja

Entre el castillo y el puerto se encuentra un pequeño obelisco que marca el lugar en el que, entre 1560 y 1848 se encontraba una enorme columna de calaveras, Borj er Rous, de once metros de altura construida con los cráneos de los miles de soldados cristianos que murieron bajo el ejército del pirata Dragut cuando conquistó el castillo en 1560 y ganó la batalla naval de Los Gelves
Barracón en Borj el Kebir en Djerba
Borj el Kebir por dentro en Djerba

Djerba Explore Park

Djerba tiene también un parque recreativo aunque en lugar de atracciones de feria en este, el Djerba Explore Park, se encuentran varias reproducciones de casas tradicionales (Houch y Menzel) tunecinas e incluso un cocodrilario donde se crían cocodrilos del Nilo.
Cocodrilo en Djerba
Parque Djerba Explore
Al lado, se encuentra el museo Lalla Hadria, repleto de objetos desde Persia a Al-Andalus y de más de mil años de antigüedad repartidos en 15 salas.
Menzel en Djerba

Houmt es Souk

La principal población de Djerba es Houmt es Souk, una animada ciudad de 80.000 habitantes con un zoco de callejuelas laberínticas con tiendas de recuerdos, objetos de cerámica, especias y esponjas marinas. 
Artesano grabador en Djerba
Babuchas en Djerba
Especias en Djerba
Vendedor de vestidos en Djerba
Una de las grandes atracciones del mercado es el zoco del pescado, un lugar donde cada día se subasta el pescado fresco capturado por la noche y la mañana. Sentados en altas sillas, los subastadores dan voces para los lotes de pescado (a menudo enlazados los peces entre sí con cuerda de palmera).
Subastador de pescado en Djerba
Barco de pesca en Djerba
Comida de pescado en Djerba

Cerámica y alfarería de Guellala

En la ciudad de Guellala, al sur de la isla, existe un Museo de Artesanías, y es que en esta pequeña población se mantiene aún una de las actividades más reconocidas de Djerba, la alfarería tradicional: platos, tajines, tazas, ollas,… llevan los diseños bereberes pintados o esculpidos. La alfarería en Djerba se remonta a la época romana. Incluso también hay algunos detalles curiosos, como los camellos mágicos, en cuyo interior se mezclan líquidos vertidos por dos oberturas contrapuestas sin verter una sola gota. Varios talleres junto a la carretera muestran al visitante como se producen las vasijas, tazas, ollas y platos que después venden a precios muy buenos.  
Alfarero en Djerba
Camellos mágicos en Djerba
Demostración de camello mágico en Djerba
Niño y camello en Djerba
Souvenirs de cerámica en Djerba

¿Y tú, cuando piensas visitar Djerba, en Túnez, para descubrir todo lo que te estás perdiendo?

Más información: www.turismodetunez.com

#TrueTunisia
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...