8 abr. 2017

MARRUECOS DE CINE: AIT BEN HADDOU y OUARZAZATE

Mucha gente ha estado en Marruecos y no lo sabe. Especialmente si le gusta el cine. Y es que hay una región que, al sur de Marruecos, se considera la Meca del cine en África: centenares de películas europeas y americanas han aprovechado sus exteriores salvajes, el sol siempre presente y los extras baratos para reducir costes y mostrar exotismo. Incluso tiene un nombre propio: Hollyoued, mezcla de Hollywood y Oued, un río seco.
Marruecos de Cine
La nieve en las cumbres afiladas que se perfilan en el horizonte, el desierto vacío y polvoroso alrededor y un pueblo bíblico, un templo egipcio o una fortaleza medieval inexpugnable en el centro de la imagen. Este fotograma lo hemos visto en decenas de películas, y todas ellas comparten una cosa: han sido filmados en el mismo sitio, Marruecos al sur del Atlas. Es el 

MARRUECOS DE CINE

Montañas nevadas del Atlas

AIT BEN HADDOU

Son varias las poblaciones en las que se han filmado películas. Una de ellas se lleva la palma como escenario de decenas de películas: Lawrence de Arabia, La Joya del Nilo, Jesús de Nazaret, The Living Daylights, La última tentación de Cristo, El cielo protector, La momia,… han sido rodadas entre sus muros de adobe.
Vistas de Ait Ben Haddou

Ait ben Haddou (o Ait ben Hadu) es en realidad un Ksar, una ciudad fortificada al borde del río Ounila. Sus callejuelas estrechas y tortuosas resiguen los muros de adobe de las casas y graneros que remontan un pequeño monte desde el que se consiguen vistas espectaculares de las estribaciones de los Atlas y de la llanura de Ouarzazat, donde empieza el desierto. El carácter medieval de la ciudad, con sus bien conservadas casas tradicionales es lo que le ha valido estar reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987.  
Hacia el cuello de Tichka
Mujeres bereber en el campo
En las películas, no solo ha representado una ciudad marroquí o árabe, sino que incluso ha pasado como ciudad tibetana (en Kundun) o de la época romana (Gladiator). De la filmación de esta célebre película protagonizada por Russell Crowe se cuenta una anécdota. Los productores montaron un pequeño circo frente las murallas de la ciudad donde tiene lugar la primera lucha como gladiador del protagonista. Para dar emoción a la escena, los extras marroquíes tuvieron que aprenderse una palabra para irla gritando todo el rato entusiasmados: ¡Hispano! ¡Hispano!, puesto que Crowe representaba a un general romano nacido en Hispania. Pero en realidad, los marroquíes del pueblo, acostumbrados a ver el futbol y la selección española, lo que gritaban era ¡España!, ¡España! un país que aún no existía en la época romana.     
Ait ben Haddou y su río
Casas en Ait Ben Haddou
Vistas desde lo alto de Ait ben Haddou
Russell Crowe Gladiator
Ait ben Haddou Gladiator
Las películas que han pasado por la ciudad también han dejado algunos restos construidos: para La Joya del Nilo se construyó una puerta de la muralla que vuela en mil pedazos Michael Douglas con el mísil de un avión de caza. Todavía queda la muralla semi derruida. Y tras unas palmeras, muy cerca, se encuentra otro troz de muralla con una puerta de entrada construida para la película Lawrence de Arabia.
Puerta de La Joya del Nilo en Ait ben Haddou
Recientemente, más películas se han rodado aquí, cada una dejando anécdotas, recuerdos o incluso construcciones en la ciudad de Ait ben Haddou, como Alejandro Magno, Sahara, El reino de los cielos, Babel, Prince of Persia o en Juego de Tronos
Tuareg en Ait ben Haddou
Cartel para la Kasbah de Ait ben Haddou
Seguro que cuando visites Ait ben Haddou dirás: “Yo esto ya lo había visto antes”.
De Ait ben Hadu se puede visitar toda la ciudad antigua, y perderse por sus calles, quedarse un momento contemplando las vistas en las muchas terrazas que las rampas de subida crean al dirigirse a la cima, traspasar la Kasbah viendo sus casas fortificadas y subir hasta lo alto de la colina, donde una fortificación ocupa su lugar más alto. Desde lo alto de Ait ben Haddou se contempla uno de los panoramas más impresionantes de Marruecos.
Arquitectura del Ksar de Ait ben Haddou
Casas y tiendas de Ait ben Haddou
Ksar de Ait ben Haddou
Tienda de recuerdos en Ait ben Haddou


OUARZAZATE

A treinta kilómetros de Ait ben Haddou se encuentra otra de las grandes razones para considerar la región como el pequeño Hollywood de África. Es Ouarzazate, una pequeña ciudad al borde del desierto que, sin embargo, cuenta con varios estudios cinematográficos donde se han rodado algunas películas míticas.
En Studios Atlas se rodaron escenas de El médico (con Ben Kingsley) y Ben-Hur (la nueva). Como la mayoría de estudios, se puede visitar a horarios convenidos para disfrutar de un paseo por algunos decorados surrealistas, como un templo tibetano en medio del desierto marroquí, una stupa o un templo egipcio. 
Entrada a Atlas Studio
Exteriores de Atlas Studio
Iglesia en Atlas Studio
En CLA Studios, una compañía de Dino de Laurentiis, la entrada está flanqueada por una gran cabeza de faraón egipcio, y sus paredes recuerdan las murallas del palacio de Nabucodonosor. El estudio se amplía por la parte de atrás y se adentra en el desierto, donde incluso se ha reconstruido parcialmente el interior de La Meca. También existen decorados de un salón del trono (del rey Salomón), un pueblo judeo y una prisión en la que han estado enterrados tanto Jesucristo como caballeros templarios.  
Casa judía en Atlas Studio
Casa romana en Atlas Studio
Claustro en Atlas Studio
Decorado egipcio en Atlas Studio
Menora en Atlas Studio
Sala del trono en Atlas Studio
En Ouarzazate hay incluso un Museo del Cine, con algunas viejas cámaras y varios pósters de películas filmadas en la zona.
Entrada al Museo del Cine en Atlas Studio
Museo del cine en Atlas Studio
Pero Ouarzazate es también de por sí una ciudad fotogénica, y su principal atractivo es la magnífica Kasbah Taourirt, otro edificio Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que es en realidad una casa fortificada, residencia antaño de los gobernadores de la región. Actualmente acoge a la organización encargada de la conservación del patrimonio arquitectónico del sur de Marruecos. 
Vistas de Kasbah Taourirt
Detalles de Kasbah Taourirt
Entrada a Kasbah Taourirt
Aquí se filmó parte de la película El cielo protector. Sus anchos muros de adobe la protegían de posibles ataques de las tribus del desierto, a la vez que le daban aislamiento para refrescar en los tórridos meses de verano. Tallas policromadas, decoraciones de arcilla, y elementos arquitectónicos singulares como almenas, balcones y pasillos estrechos dotan a las Kasbah y a su ksar de una belleza especial que hace que este rincón cercano al desierto de Marruecos se convierta en un oasis de interés y curiosidades.

Si eres fan del cine seguro que muchos de los decorados de Ait ben Hadu y Ouarzazate te sonarán.  ¿Qué esperas para descubrirlos? 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...