23 abr. 2018

10 LIBROS QUE INSPIRAN A VIAJAR

Desde los tiempos de Marco Polo y su LIBRO DE LAS MARAVILLAS DEL MUNDO, literatura y viaje han ido de la mano para que los viajeros pudieran contar las historias, anécdotas e impresiones de sus viajes. Y esos libros de viaje se convirtieron, para muchos, en la chispa que inició el fuego del wanderlust que inflama el corazón de los viajeros empedernidos. Las lecturas de infancia o juventud muchas veces pueden tener ese efecto: crear en la mente en desarrollo unas ganas de conocer el mundo que solo los kilómetros permiten saciar. Muchos grandes viajes empiezan en el sofá de casa, en la estación de metro o en la biblioteca de barrio con un libro entre las manos. A mi me pasó con el viaje a Alaska y el Yukón que después relaté en el libro TIERRAS DEL NORTE. La inspiración original me vino después de leer los libros COLMILLO BLANCO y LA LLAMADA DE LA SELVA de Jack London. Y lo mejor de todo es que, entre el libro y la realidad, no había diferencia. Mientras caminaba con una mochila de treinta kilos por el camino del Chilkoot siguiendo el paso de los buscadores de oro de finales del siglo XIX, estaba reviviendo las páginas de esas lecturas de London.
Esos libros iniciáticos y los viajes derivados de ellos son los que recordamos con más cariño y nostalgia, como si fueran buenos amigos cuyo recuerdo siempre nos reconforta. Aprovechando que es 23 de abril y se celebra Sant Jordi y la muerte de Shakespeare y Cervantes, he preguntado a algunos amigos blogueros de viaje cuáles fueron las obras que les inspiraron a viajar. Estas son sus respuestas: 10 Libros que Inspiran a Viajar.

Sergio Martinez, del blog Con Billete de Vuelta, nos explica cuáles han sido sus referentes.
El libro que inspiró nuestros viajes, probablemente, sea la suma de todos aquellos relatos inspiradores que a lo largo de nuestras vidas hemos ido disfrutando. Desde Tintín a Julio Verne, pasando por los relatos viajeros de Jack London, entre muchos otros. Por eso, y para salirnos un poco del tipo de relato más habitual, vamos a proponeros un libro titulado ATLAS DE ISLAS REMOTAS, de Judith Schalansky. ¿Qué tiene de especial este libro? Sin duda, una característica que deberían tener todos los libros de viajes: la curiosidad por descubrir, el afán por llegar a conocer el fin del mundo, aunque sea a través de las peripecias y aventuras de otros.
La particularidad de este libro es que no es una novela, ni un relato ficticio. La autora del mismo decidió saciar sus ganas de viajar a lugares remotos estudiando y conociendo la historia de grandes viajeros de otros tiempos que arribaron a las islas más remotas de nuestro planeta. Algunas de ellas, incluso, con historias verdaderamente sorprendentes.
Sin duda, una gran opción para aquellos lectores a los que les guste viajar incansablemente, aunque sea a partir de las historias y vivencias de otros. Y de las páginas de un bonito libro.

Rachele Cervaro, del blog Surfing the Planet, nos propone una novela para viajar tanto físicamente como en el tiempo.
Desde que tengo recuerdos de mi infancia mi sueño más grande era ir a Londres. No sé bien la razón; quizás porque era una ciudad muy grande, llena de vida y muy moderna y yo viviendo en una pequeña ciudad me veía fantasear sobre cuándo habría finalmente realizado mi sueño. Si pienso en un libro que me dio un poco de empujón para empezar a viajar, enseguida me viene a la mente uno en particular. 
Cuando era estudiante, la profesora de literatura nos dio de leer uno de los clásicos, OLIVER TWIST de Charles Dickens. Al principio lo encontré un poco difícil para mi edad de entonces, pero luego, siguiendo con la lectura, empecé a vivir con el personaje en aquella Londres inmensa casi laberíntica, con callejuelas estrechas, polvorientas y sucias donde abundaban los delincuentes. Lo sé, no es un escenario que en general de muchas ganas de viajar pero yo, en el fondo, sabía, que aquella Londres del libro de Dickens ya no existía y que en su lugar había una ciudad inmensa, llena de vida y de colores. 
La primera vez que por fin conseguí visitar Londres, recuerdo perfectamente que cuando paseaba por sus calles grandes con sus edificios enormes, pero también por sus callejuelas estrechas tenía la sensación de ser como Oliver Twist cuando corría por toda Londres y se sentía tan pequeño en aquella ciudad que para un niño es enorme.

Alejandro Martínez Notte, de Teleaire, nos propone dos joyas de libro que le inspiraron a viajar.
¿Acaso hoy un niño puede imaginar un tiempo donde no había celulares, videojuegos o dibujos a cada hora del día? Pues así fue mi infancia, como la de muchos, con poca televisión y mucho aire libre.
En esa época tan linda dos clásicos cayeron en mis manos y dispararon para siempre mi pasión por viajar y conocer el mundo. Esos libros fueron EL PRINCIPITO de Antoine de Saint-Exupéry y LA VUELTA AL MUNDO EN 80 DÍAS de Julio Verne.
En ese entonces sin la facilidad de las telecomunicaciones y siendo los viajes en avión privilegio de muchos menos que al día de hoy, pensar en el Sahara o en Bombay era algo tan fascinante como intrigante. Eran las enciclopedias o los manuales de la escuela los que nos traían retazos de esos sitios misteriosos que de tan lejanos parecían inaccesibles.
Agradezco que estos dos libros abrieran esa dimensión que me atrapó: la de quienes recorren el planeta a bordo de aviones, trenes, barcos, a pie ¡y hasta trineos! Gracias a estas dos joyas soñé con metas que gracias a la vida y a mi convicción se han vuelto muchas de ellas realidad.
¡A seguir leyendo soñando y viajando!

Genís Mauri, del blog areveure.cat nos propone una vuelta al mundo en bicicleta que le inspiró a viajar, RODAMÓN: UNA VOLTA AL MÓN AMB BICI de Xavi Narro.
El título pone la carne sobre la parrilla, sin rodeos. Rodamón es el viaje personal del periodista Xavi Narro, quien fue guionista del mítico programa APM? y que decidió dejar el trabajo para llevar a cabo una promesa que había hecho años atrás. La cumplió. Inspirado por las lecturas de EN LA CARRETERA de Jack Kerouac y HACIA RUTAS SALVAJES de Jon Krakauer, esta es una narración trepidante, repleta de aventuras y anécdotas, de reflexiones personales y sobre el mundo, escrita en clave irónica, que nos atrapó desde el párrafo inicial (con las primera pedaleadas saliendo des de Barcelona) y nos transportó, sobre las dos ruedas de la Specialized de Narro, por rincones de los cinco continentes...
Y así es como se inquietaron los pedales de nuestra bicicleta para empezar un periplo similar y descubrir el fascinante mundo del cicloturismo.

Elena del blog Mochileros de Viaje, nos habla justamente también de HACIA RUTAS SALVAJES, de Jon Krakauer, como una de las lecturas que la empujó a viajar.  
¿Qué lleva a un joven californiano que aparentemente lo tiene todo a abandonar a su familia sin decir nada para comenzar un viaje insólito por la naturaleza? La obra Hacia rutas salvajes, del periodista estadounidense Jon Krakauer, es uno de los libros de cabecera de miles de mochileros y aventureros de todo el mundo. Siempre es más fácil idealizar a un joven outsider que a un ciudadano gris y el idealismo está ahí: el veinteañero deportista e inteligente que decide dejarlo todo para hacer realidad un viaje iniciático en busca de experiencias trascendentes y que le llevará hasta Alaska por sus propios medios viviendo de lo que la naturaleza le da.
El desconcierto y la tragedia también, puesto que la historia de Christopher McCandless no hubiera trascendido en sí misma sin la dureza de su decisión y consecuente final. La ideología de McCandless, basada en las lecturas de Jack London y en su aproximación pura a la naturaleza, es uno de los ganchos del libro. Quién no piense en algún momento de la obra en dejarlo todo para empezar una aventura por desiertos y bosques es que definitivamente no le gusta viajar.
Pero Hacia ruta salvajes también me ha resultado particularmente inspirador a la hora de viajar por el modo en que la historia llegó al gran público: una noticia que aparece en el periódico, un periodista que decide investigar y que se encuentra con una historia real que impacta a millones de personas. Un gran relato sobre algo más que un viaje. Eso es algo que me gustaría encontrar alguna vez aunque no sea necesario que llegue a publicarse en los diarios. Aunque sólo sea para mí.
Leí este libro durante mi primer gran viaje a Asia y allí constaté como otros mochileros también hacían lo propio. Es difícil ser original. Pero al igual que al protagonista de la obra, nuestras pequeñas aventuras durante ese verano también nos cambiaron un poco, nos hicieron contactar con la naturaleza y nos permitieron superar miedos aunque para ello muchos otros tuvieran que sufrir un poquito por nosotros. Esto último es algo que no vemos, pero que al contrario que McCandless, sabemos y nos reconforta. Un viaje es una de las mejores formas de vivir y de contar historias, pero también de encontrarlas. Y en eso estamos.

Ya sabéis lo que dicen. Leer es peligroso, pero solo para la ignorancia.
Y leer sobre viajes es todavía más peligroso, porque quizá entonces quieras empezar a viajar.
¡Felices lecturas y felices viajes!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...