17 nov. 2015

RUTA POR LOS FIORDOS DE NORUEGA

En el best seller Guía de la Galaxia para autoestopistas (Hitchhiker’s Guide to the Galaxy) de Douglas Adams, uno de los personajes, Slartibartfast, es un reputado diseñador de planetas. De hecho, fue el responsable de la geografía de nuestro planeta Tierra, y especialmente le gusta diseñar las costas. Está especialmente orgulloso del contorno de los fiordos de Noruega, trabajo por el cual ganó un premio.
Obviamente se trata de una obra de ficción (los fiordos en realidad se formaron cuando los glaciares que cubrían las montañas de Noruega retrocedieron y se llenaron de agua de mar), pero la belleza de los fiordos noruegos es real, y una ruta recorriendo los más significativos de ellos nos va a reportar una de las mejores experiencias no solo de Escandinavia, sino del mundo entero.
Como los fiordos son navegables, lo mejor para conocerlos a fondo es combinar su exploración desde el mar con el sistema de ferris modernos y desde la costa, alquilando un coche en Oslo o en alguna de las grandes ciudades que los rodean (Bergen, Stavanger,…).
Podemos realizar un excelente recorrido para conocer con bastante profundidad los fiordos noruegos en unos diez días, durante los cuales vamos a poder disfrutar de la belleza de cascadas impresionantes, altísimos acantilados, glaciares de blanco puro, bosques vírgenes y ciudades tranquilas y que parecen surgidas de la Edad Media.
-Preikestolen: la ruta empieza por uno de sus platos fuertes, el fabuloso Preikestolen (Púlpito), un precipio de roca sólida de 604 metros de altitud encima del fiordo de Lyse, desde el que las piernas de una persona sentada penden sobre el vacío. No es sitio para gente que sufra de vértigo… Para llegar arriba hay que realizar una excursión de 4 horas, pero las vistas desde arriba merecen todo el esfuerzo.
Foto de Alexander Mitew
-Stavanger: podemos llegar hasta Stavanger siguiendo la carretera que bordea la costa sur de la península de Escandinavia desde Oslo. Esta es la cuarta ciudad de Noruega, y la capital del petróleo del Mar del Norte por el que Noruega es uno de los más ricos países de Europa. Aunque la ciudad es vieja, quedan muy pocos monumentos históricos, y nos vamos a encontrar con una ciudad de modernos edificios. Pero desde aquí sale el ferry que nos va a llevar a Bergen.
-Bergen: Con 275.000 habitantes, es la segunda ciudad más grande de Noruega. Fundada en 1070 por el rey Olav Kyrre, sería la capital de Noruega hasta 1299 y después, a partir de 1360, gracias a formar parte de la Liga Hanseática, se convertiría en una de las ciudades más importantes del comercio en el norte de Europa (especialmente el comercio del bacalao). De esa época queda todo el frente del muelle (Bryggen), el barrio histórico junto al mar y un interesantísimo Museo Hanseático. Si bien fueron almacenes y casas dedicadas al comercio del bacalao, los edificios del Bryggen actual acogen restaurantes y tiendas que dan servicio mayoritariamente a los turistas que lo visitan.
Foto de Visit Norway
Aquí también se puede ver el la casa Museo de Edvard Grieg, el compositor nacional, en Troldhaugen, donde vivió durante 22 años hasta su muerte en 1907. La casa ha quedado como la dejó en ese momento, por lo que nos podemos transportar fácilmente hasta la época en que compuso aquí obras como Peer Gynt.
También hay que subir en el funicular Fløibanen, que sube hasta la cima de la montaña Fløien, que permite tener una vista espléndida de Bergen y su fiordo.
Para vivir Bergen hay que visitar su Mercado de Pescado y pasear por los estrechos pasajes (smau) entre las casas viejas de madera que remontan la colina.
-Nigardsbreen: en nuestra ascensión hacia el norte pasaremos cerca de Nigardsbreen, un accesible glaciar de montaña surgido del más grande glaciar de Jostedalsbreen cercano al pueblo de Jostedal. Un precioso lago se forma al final del glaciar.
Foto de G. Lanting
-Geirangerfjord: Su nombre evoca la grandeza y magnificencia de uno de los más bellos fiordos noruegos (por algo fue incluido desde 2005 en la lista de la UNESCO de patrimonio de la Humanidad). Tiene 15 kilómetros de largo y es un brazo del fiordo de Sunnylvs, que lo es a su vez del Storfjorden. En el extremo del fiordo, con una de las mejores vistas de todo Noruega, se encuentra el pequeño pueblo de Geiranger. El fiordo es uno de los más estrechos pero navegables por los grandes cruceros y ferris que van arriba y abajo pasando muy cerca de dos de sus grandes hitos: las cascadas de las Siete Hermanas y el Pretendiente, una delante de las otras, como pareciendo que las persigue.  Al final sus aguas solo se funden en el océano.
Foto de Andreas Trepte
-Ålesund: aquí termina la ruta por los fiordos noruegos, en esta pequeña ciudad junto al mar característica por sus muchos edificios con estilo Art Nouveau. La razón de esta arquitectura viene a raíz del incendio que en 1904 arrasó con casi toda la ciudad. El káiser Guillermo II, que veraneaba cerca, envió ayuda en cuatro barcos y se reconstruyó la ciudad en el estilo imperante entonces en Europa, con piedra y ladrillos en vez de la madera anterior. Aún hoy en día la ciudad vive de la pesca, y es uno de los mayores puertos pesqueros del país, un sitio excelente para terminar el recorrido.
Seguro que al acabar esta ruta por los fiordos de Noruega entendamos por qué Slartibartfast se sentía tan orgulloso de haberlos diseñado…

Más información en VisitNorway.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...